La salud mental empieza por eliminar los tópicos instaurados en la sociedad

788.000 personas se quitan la vida por depresión cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 5,2% de la población española sufre este trastorno. La depresión es una de las enfermedades mentales menos reconocidas en la sociedad, además de que es una de las más difíciles de detectar.

La depresión es uno de los trastornos mentales más comunes, cuya prevalencia sigue aumentado cada año según la OMS. Pero, ¿por qué asociamos la depresión a un estado de ánimo de tristeza?, la depresión es un trastorno mental poco aceptado por la sociedad, lo cual lleva a las personas a tratar de disminuir la gravedad de la enfermedad asociándolo a un estado de ánimo más negativo, aunque sin importancia y en cualquier caso tratándolo como algo pasajero.

La realidad es que 2.408.700 españoles sufrieron depresión en años anteriores según el último informe presentado por la Organización Mundial de la Salud y los tópicos instaurados en la sociedad no ayudan a mejorar la situación de las personas que padecen esta enfermedad y tampoco a darle la importancia y visibilidad que se debería.
Esta imagen estereotipada que se ha instaurado en la sociedad no ayuda a mejorar a las personas con depresión. Los tópicos que se usan a diario dificultan la detección de la misma y el entendimiento del trastorno por las personas que comparten el entorno.

Tópicos acusatorios

“No se esfuerzan por superar su depresión y salir de ella” o “No miran el lado positivo de las cosas”.
Para entender que estos tópicos no ayudan a las personas que tienen depresión hay que mirar más allá y saber que las personas que sufren este trastorno no son personas negativas. La depresión no es una enfermedad que dependa de la personalidad, el carácter o la inteligencia de la persona. Asimismo, no se puede salir de ella, en la mayoría de los casos, solo con fuerza de voluntad porque es un trastorno mental de los más complejos.

Tópicos discriminatorios

“Son gente tóxica y te acabarán creando problemas o contagiándote su mal rollo”
El problema de percibir a la gente con depresión como personas negativas y menos activas en el entorno diario lleva en muchos casos a la discriminación. La mejor manera de trasmitir apoyo a personas que sufren este trastorno es mantener el vínculo con ellas, no alejarse y no juzgar su comportamiento.

Tópicos banalizadores

“Es lunes y estoy depre” o “todos tenemos depresión algunos días” son expresiones que todo el mundo ha escuchado alguna vez. Esta clase de tópicos sólo dificulta aún más el entendimiento de la enfermedad y le resta valor a la gravedad que supone la depresión. Porque estar triste no es sinónimo de depresión.

Tópicos pseudopsicológicos

En la sociedad actual vivimos empujados a opinar sobre todo aquello que sale a debate en la actualidad, y muchas veces lo hacemos sin estar informados o sin tener la legitimidad adecuada para ello.

Esto nos lleva a hacer comentarios que también forman parte de los tópicos que rodean a la depresión, frases como “no tiene depresión porque sale de fiesta” o “no está deprimida porque se maquilla” sólo llevan a provocar un sentimiento de culpabilidad en las personas con depresión y muestran una vez más el desconocimiento que existe en torno a la enfermedad.

Este tipo de comentarios además de gratuitos son incoherentes y totalmente absurdos. La depresión afecta de una manera diferente a cada persona que la sufre, habrá personas que hagan lo mismo que cuando no la tenían, y personas que vayan dejando de lado hábitos que antes realizaban a diario. En cualquier caso, la vestimenta, apariencia física o el estado de ánimo de la persona que nosotros percibamos no debe llevarnos por nuestro propio pie a analizar y diagnosticar cuándo una persona puede o no tener depresión.

Tópicos curativos

En muchas ocasiones, tendemos a aconsejar y a intentar ayudar a las personas que nos importan, lo cual nos lleva a decir frases como “sal de la cama, date una ducha, pasa tiempo con otras personas”, “haz algo que te guste para distraerte” o “valora el apoyo que recibes”, tópicos que lejos de ayudar sólo menguan la autoestima de las personas con depresión.

La depresión es una enfermedad que cansa tanto a nivel mental como físico, por ello el hecho de escuchar constantemente este tipo de soluciones sólo empeora la situación de las personas. Si la depresión no fuese una enfermedad grave o tuviese una solución tan fácil como las que se proponen, nadie sufriría este trastorno.

Y ¿cuál es la solución? No debemos decirle a nadie como debe o no llevar su depresión, cada persona la experimenta de una manera diferente, y debemos dejar que se ponga en manos del personal sanitario adecuado. Reduciendo este estigma existente en torno a la depresión ya tienes parte del camino recorrido para colaborar y ayudar a las personas que te rodean. Algo importante que debes recordar es que la tristeza es un estado de ánimo, la depresión una enfermedad mental.

Anuncios