Alan Turing fue un matemático inglés nacido en 1912 en un pueblo cerca de Manchester aunque vivió sus primeros años en la India Británica porque su padre era funcionario allí. Durante su infancia era un diligente estudiante, hasta el punto de que, con 16 años y durante una huelga general, recorrió los 96 kilómetros que separaban su casa de la escuela en bicicleta. Desde el principio mostró una gran capacidad intelectual, aprendió a leer solo, comprendió la base teórica de las teorías de Einstein con 15 años y dedicaba parte de su tiempo a aprender por su cuenta, pues el sistema educativo rígido le parecía ilógico. Además de ser muy inteligente era un gran deportista, casi a nivel olímpico.

Estudió en la Universidad de Cambridge, la que era su segunda opción, por suspender varios exámenes finales debido a su falta de interés por los estudios clásicos. Posteriormente participó en un equipo de investigación matemática en la misma universidad y en 1935 fue nombrado profesor del King´s College. Las clases no le impidieron seguir con sus investigaciones, que le llevaron a desarrollar la máquina de Turing y posteriormente a combinarla con las máquinas oracle. Estas máquinas sencillas, que no son objetos físicos sino abstractos, servían para realizar cálculos sobre teorías matemáticas complejas.

Durante la Segunda Guerra Mundial perteneció a la inteligencia británica, concretamente en la división centrada en descifrar los códigos de comunicación del ejército alemán mediante la decodificación de la máquina conocida como Enigma. Esta etapa se plasmó en la película The imitation game y algunos calculan que consiguió acortar la guerra dos años y salvar alrededor de 14 millones de vidas.

Acabada la guerra se dedicó al estudio de las computadoras y desarrolló su famoso test para comprobar si una máquina puede pensar. El test se basa en un juego anterior, el de la imitación, donde 3 personas conversan, uno de ellos, el interrogador, está separado de los otros dos y se comunica con ellos mediante un lenguaje conocido por todos ellos. Los otros dos son un hombre y una mujer pero deben convencer al interrogador de que son la mujer, Turing cambia el juego haciendo que uno de ellos sea una máquina, el objetivo ahora es descubrir quién es la máquina. En el año 2014 el bot conversacional Eugene Gootsman consiguió convencer a 30 jueces de que estaban hablando con un niño ucraniano de 13 años, pasando el test de Turing.

A pesar de ser un científico respetado, su carrera se vio truncada en 1952 cuando denunció un robo perpetrado por su amante y un colaborador. Durante la investigación confiesa su homosexualidad y es por ello acusado, pues en su momento era delito. Para evitar la cárcel accede a someterse a una castración química que le produce significativos cambios físicos. Pasó sus últimos años preocupado por el descrédito que podría sufrir su trabajo a raíz de las acusaciones sobre su persona. En 1954 apareció muerto por la ingesta de cianuro colocado en una manzana. Hay varias hipótesis, desde el suicidio hasta el asesinato, aunque su madre insistió en que fue accidental, debido al desorden en el laboratorio del científico.

En el año 2009 el primer ministro de Inglaterra se disculpó por el trato dado en nombre del gobierno debido a varias protestas entorno al caso Turing. En 2012 el gobierno de James Cameron retiró el indulto aduciendo que en su momento la homosexualidad era un delito. Finalmente Alan Turing fue totalmente indultado en 2013 por la reina Isabel II. Como curiosidad cabe destacar la teoría de que el logo de Apple es un homenaje a este científico, pues la manzana mordida con los colores de la bandera LGTB fue el primer logo de la compañía, esta teoría no ha sido confirmada.

 

Anuncios