Una sola terapia para las dos formas más frecuentes

La Esclerosis Múltiple, también conocida como la enfermedad de las mil caras por su heterogeneidad, es una enfermedad degenerativa y crónica del sistema nervioso, y afecta al cerebro y la médula espinal.

Se desconoce la causa de la Esclerosis Múltiple, pero los estudios actuales indican que puede tener un doble origen, una componente genética asociada a factores ambientales. Además, los síntomas de esta enfermedad son variables dependiendo de la localización, la extensión, la gravedad y el número de las lesiones; son diferentes para cada persona.

La Esclerosis Múltiple es la segunda causa de discapacidad entre los jóvenes, tras los accidentes de tráfico, y no tiene cura. Hasta hace poco no todas las formas en las que se presentaba la enfermedad tenían tratamiento y los tratamientos que se empleaban y se conocían para la enfermedad mejoraban el curso clínico, pero no eran efectivos en todas las personas, y en algunos casos presentaban efectos secundarios importantes.

Actualmente, El Sistema Nacional de Salud ha incorporado la primera terapia para las dos formas más frecuentes de esclerosis múltiple que frena los síntomas y este es el único fármaco aprobado para el tipo primario progresivo que hasta ahora no tenía tratamiento. El medicamento, comercializado por Roche como Ocrevus, se administra por vía intravenosa cada seis meses, de esta forma no es necesario efectuar controles de rutina entre dosis.

Se trata de un anticuerpo monoclonal, Ocrelizumab, que ha demostrado ser eficaz en las formas con brotes de la esclerosis múltiple, como los tipos remitente-recurrente (EMRR) y secundaria progresiva con brotes (EMPP). Es esta última forma, la EMPP, la que carecía hasta ahora de tratamiento. Afecta al 10% de los pacientes y evoluciona rápidamente hacia la incapacidad irreversible, según un comunicado de la empresa farmacéutica Roche.

El fármaco ha sido autorizado y reembolsado por el Sistema Nacional de Salud como tratamiento para pacientes adultos con formas recurrentes de esclerosis múltiple con enfermedad activa definida por características clínicas o de imagen y para aquellos con la forma primaria progresiva en fase temprana, en referencia a la duración de la enfermedad y al nivel de la discapacidad, y que presenten actividad inflamatoria en las pruebas de imagen.

Los aspectos sociales y laborales, las repercusiones personales y familiares, pueden producir un descenso notable en la calidad de vida de los pacientes, por lo que es importante abordar la enfermedad no solamente desde el punto de vista médico, sino que se deben tratar también la afectación social, familiar y psicológica.

Anuncios