Polar es la alternativa de Netflix a personajes como Jhon Wick o El Protector, un asesino o agente retirado que tiene que volver a repartir balazos por un ataque exterior, muchas veces de sus antiguos jefes o compañeros. En este caso Mad Mikkelsen interpreta al kaiser negro, un temible asesino que trabaja para La espada de Damocles, una empresa global de sicarios. La compañía tiene una norma, retiene una parte de los ingresos de sus empleados para invertirlos en un fondo de pensiones que estará disponible cuando se jubilen, el día que cumplen 50 años. Para recuperar el dinero deciden empezar a asesinar a sus propios agentes ya jubilados o cuando están a punto de hacerlo.
La película maneja una combinación de elementos realmente extraña, no es una película seria como lo son sus similares, no pretende mostrarnos una situación realista. Todos los personajes que van a por el protagonista son de lo más estrambóticos, diferentes vestuarios vistosos, pelucas, armas personalizadas…, construidos para ser únicos y reconocibles, no son esbirros estándar que caen a cientos frente al protagonista. Por suerte he de decir que no se pasan con la comedia y las escenas de acción son realmente buenas, aumentando en cantidad hacia el final de la película. El Kaiser es un personaje interesante, con toques de comedia que lo muestran como un hombre sencillo y casi entrañable hasta que alguien le molesta y se pone a dar plomo. En conclusión, Polar cumple, nos da acción entretenida y diferente a lo que estamos acostumbrados, una apuesta de Netflix de la que será interesante ver más. Y en serio, ¡el kaiser negro!, prueba a decirlo en alto, ¿se puede molar más?.

7 sobre 10

 

Anuncios