Lady Gaga interpreta a Ally, una joven con una gran voz que aspira a convertirse en cantante. Mientras trabaja como camarera en un gran hotel y aprovecha su tiempo libre para cantar en un local de drag queens. Allí llega por azar Jackson, una estrella del country interpretada por Bardley Cooper,  adicto a las drogas y el alcohol. La química entre ambos es evidente y comenzarán una relación que impulsará la carrera de ella y alterará por completo la vida de el.

Sin duda estamos ante una película romántica bien ejecutada. Cuando comencé a verla esperaba que usasen el clásico e guión de Hollywood: chico conoce a chica, se enamoran, el chico la pierde y al final consigue recuperarla en una catarsis de romanticismo. Pero no, aprovechan para crear una atmósfera creíble y profunda aderezada con una banda sonora bien formada y mejor interpretada por Lady Gaga y Bladley Cooper. Además no solo trata una historia de amor, trata de relaciones, de la fama y de lidiar con el éxito. Por todo esto tengo que recomendarla, sin dejar de mencionar que tiene 7 nominaciones a los Oscar, unas credenciales que, aunque en decadencia, indican su valor.

 

7,5 sobre 10

Anuncios