La película necesita poca presentación. El ambicioso biopic de Freddie Mercury titulado con el nombre de una de las canciones más míticas de la banda Queen. Su estreno se miró con lupa y su veracidad se puso a prueba, rumores sobre la elección del actor principal y diferencias con la historia real ponían en tela de juicio el filme. Pero las alabanzas del público, la crítica y declaraciones de familiares y amigos de Freddie le han dado el visto bueno. La travesía iniciada en 2010 daba por fin sus frutos tras varios cambios de protagonistas y directores, casi siempre por diferencias creativas en la elección de los momentos que plasmar de la vida de esta leyenda.

¿Y han cumplido?. Voy a intentar explicarme sin caer en spoilers pero al fin y al cabo es una obra biográfica y de dominio público, Freddie murió el 24 de noviembre de 1991 a la edad de 45 años enfermo de bronconeumonía agravada por el sida. La historia era difícil de contar sin molestar a nadie y por ello gira entorno a Freddie, no es la historia de Queen ni la historia de sus bizarras fiestas. En ese sentido recorre su relación con sus padres, con los compañeros de grupo y con prácticamente todos los que formaron parte de su círculo íntimo. Pero sobre todo da una importancia capital, porque la tuvo, a su relación con Mary Austin. Freddie era bisexual y, aunque tuvo numerosos amantes, Mary siempre fue la mujer de su vida, a la que por cierto legó casi la totalidad de su fortuna.

Respecto al apartado visual la película cumple de sobra, con planos trabajados y que transmiten los sentimientos del cantante en cada momento. La banda sonora es una cuestión que se da por descontado, las canciones de Queen abordan cada escena con el peso necesario. Se nota que se ha creado para el gran público, con comentarios cómicos y escenas más o menos épicas, además de la supresión de muchas fiestas y drogas, a las que solo se hace alusión, cosa que en parte se agradece, porque habrían chocado con otras partes más reflexivas y profundas. Respecto a Rami Malek hay que decir que es un gran actor y consigue plasmar el carácter del cantante, aunque aún es demasiado precipitado pedir el oscar indiscutible. La caracterización queda en evidencia en un par de escenas, los dientes son difíciles de replicar, pero en general cumple, sobre todo en el apartado de vestuario.

Con todo tengo que decir que fui al cine preocupado por el final y solo diré que acaba en un momento cumbre, sin caer en el fango lacrimógeno que habría sido escenificar toda la fase final de su vida y su terrible despedida, en ese sentido es una película con un final triste pero elegante. Por todo ello y por los momentos que erizaron mi piel he de recomendarla como película para ver antes de que desaparezca de las salas.

8,5 sobre 10

Anuncios