Pero la puerta cerrándose y ESA mano deslizándose por el picaporte hacen que mi garganta se sofoque y mi cuerpo se entumece. Si pudiera decírtelo te lo haría saber, pero minaron mi alegría, quería alcanzar el cielo pero me destruyeron la voluntad. Las heridas abiertas del recuerdo anuncian mis ganas de no quererme nunca más. Nunca.

Siento que no hay vuelta atrás. Las pupilas inundadas de sal captan cada color de una pesadilla que noche tras noche invaden mi memoria. Si pudiera decírtelo te lo haría saber, créeme. Recuerdo el peso de la violencia, de ESA fuerza y el terror que me causa que no me quieran, si hablo. Estar sola…, nuevamente, volver a exponerme. Quiero recomponer el mosaico roto de mi cuerpo… Pero siento que no hay vuelta atrás, tengo TANTO miedo.

Pero minaron mi alegría, quería alcanzar el cielo pero me destruyeron la voluntad. Las heridas abiertas del recuerdo, anuncian mis ganas de no quererme nunca más. No quererme nunca más. Siento que no hay vuelta atrás. Las pupilas inundadas de sal captan cada color de una pesadilla que noche tras noche invaden mi memoria.

La palabra ABUSO es muy amplia y puede llegar a ser realmente TAN dolorosa. El abuso lo pueden hacer en tu cuerpo, invadiendo tu intimidad. El abuso lo puede ejercer un padre o madre sobre su hijo mediante la violencia física o verbal. El abuso lo puede hacer alguien manipulando desde su lugar de autoridad. El abuso lo puede hacer tu pareja cuando te insulta, cuando te golpea, cuando no te deja ser, cuando te somete, cuando te denigra, cuando te empequeñece…

Quiero decirte hermana, hermano… Grita desde lo más profundo de tus pulmones y sé una voz para todos aquellos que tienen sofocadas sus gargantas.

Anuncios