Al norte del sur está un país maravilloso, con una geografía espectacular, dueño de un clima acogedor en cualquier época del año, que está lleno de contrastes: igual andas por picos nevados como caminas por médanos dorados. Igual llegas a bañarte en aguas tibias y cristalinas de su mar Caribe como te mojas del agua especial que brota del Salto Ángel, igual visitas sus llanos y ves extensiones de ganado como miras al río y ves caimanes y babas que hacen vida allí mismo.

Al norte del sur esta Venezuela. Y hablar de ella se me hace un poco complicado porque vienen a mi mente y a mi boca muchas cosas al mismo tiempo. Recordar lo bueno es fácil y agradable pero lo malo no tanto, y de eso es necesario hablar. Venezuela vive una crisis tremenda en todos los aspectos. La primera crisis que tocare será la política.

Crisis Politica: Venezuela siempre se vio gobernada por caudillos, aunque Simón Bolívar la hizo libre e independiente. Hace varias generaciones llegó la democracia a Venezuela y aunque era bipartidista, cuando se votaba se elegía. Con la llegada del “Socialismo” comenzó una destrucción paulatina y continua de todos los ámbitos del país. La consigna era: “Vamos por el hombre nuevo” ese que vendrá después de la “Tierra arrasada”. Dicho y hecho. Se cambió la constitución, se acabó con la separación de poderes y todos se rindieron ante el poder de uno y sus secuaces. El régimen actual tiene una definición muy complicada: es socialista, militar, dictatorial y con mucha influencia comunistoide. ¿Y qué decir de algunos factores de la oposición? Pues que muchos vendieron su dignidad a prebendas monetarias.

Crisis Social: el país fue dividido muy premeditadamente y con resultados muy buenos para el régimen. Se comenzó a hablar de “Oligarcas y proletariado” cuando eran términos jamás usados por los venezolanos. Se decía que ser rico era malo (mientras el régimen y sus amigos se enriquecían a manos llenas) y que ser pobre te llenaba de dignidad. Se llegó a tratar de dividir la capital según la zona donde se habitaba: al oeste y centro chavistas y pueblo, al este y Norte, escuálidos: enemigos del pueblo. Tan fuerte era la polarización que hasta vestirse de rojo era un problema (se entendía que solo lo hacían quien apoyaba al régimen), es decir una locura total.

Crisis de la Salud: los hospitales venezolanos nunca fueron una tacita de plata, pero mientras Venezuela fue democrática realmente la gente más humilde y muchos que no lo eran recibían servicios de estos hospitales y maternidades. Siempre con algunas carencias de equipos o insumos (jamás de personal médico y enfermeras). Desde hace 20 años se colocaron al frente de los hospitales solo directores que le sonrían a la revolución, y algunos escasos de mente se creyeron con la autoridad de filtrar quienes entraban al hospital y quién no.

La situación se hizo tan grave que al llegar a emergencia, el medico te indicaba todo lo que debías buscar afuera para que la persona fuese atendida y operada según el caso. Gente en el suelo por falta de camillas, equipos inservibles por falta de repuestos, enfermeras y médicos trabajando con las uñas (cuando el régimen lleno de dinero lo gastaba en publicidad internacional y comprando los favores políticos de otros gobiernos). Esta situación llevo a que muchos médicos salieran del país y el magnánimo nos trajo a los médicos cubanos. ¡Qué éxito!, Perder nuestros médicos y recibir a otros y por encima el régimen se jactaba de decir que le pagaban con petróleo… el petróleo de todos los venezolanos. Ahora en Venezuela mueren a diario muchos pacientes porque no hay tratamiento para el cáncer y porque no hay insumos para realizar las diálisis que otros necesitan (y esto sin entrar a hablar de otras patologías).

Crisis Educativa: cuando comenzó el cambio en los programas escolares los maestros hicieron sonar las primeras alarmas: el régimen buscaba adoctrinar los niños. Los padres y representantes salieron a las calles en protesta: “Con mi hijo no te metas”. Fueron luchas continuas y fuertes ejercidas sobre todo por las madres. El régimen retrocedió un poco y aplico una más silenciosa: se eliminan materias importantes, todos pasan el año (aunque no estudie y no pase el examen) los libros los entregara el régimen, y se someten a amedrentamiento implacable los colegios privados. Los niños pequeños eran bombardeados con las fotos del magnánimo y enseñándoles cantos de agradecimiento como si fuese el salvador de la patria. A las universidades públicas se les disminuyo considerablemente el situado para cubrir todos los gastos. A las privadas se les perseguía para que no aumentasen sus tarifas y fuesen cayendo poco a poco.

Crisis Histórica: aunque esto parezca una locura de quien escribe , no lo es. Venezuela sufrió una crisis histórica porque el régimen se encargó de tratar de cambiarla como diera lugar. Continuos anuncios publicitarios, edición de libros con la historia contada de otra manera, charlas y conversatorios dirigidos por personas no preparadas en la materia que tergiversaron la historia…. Hasta aparecieron nuevos líderes históricos que nunca los fueron.
Crisis Económica, Financiera y de producción: no soy experta en materia financiera pero algo puedo asegurar: Venezuela se quebró cuando destruyeron muchas de sus empresas primordiales. La petrolera, la principal, fue puesta en manos de ineptos que la llevaron a la debacle actual, mientras que todos la que la “dirigieron” llenaron sus bolsillos a su costa. Muchas inversiones extranjeras huyeron del país (porque no hay nada más cobarde que el dinero) y la moneda venezolana perdía cada día y a “paso de vencedores” su valor y poder adquisitivo.

El régimen se encargó de colocar controles a las divisas, así ellos eran los únicos que podían acceder a las mismas y de allí sacaron negocios que les generaron grandes ganancias a ellos y grandes pérdidas a la nación. A los productores exitosos les expropiaron sus tierras y sus empresas, mientras que parte del pueblo ciego aplaudía como foca estas acciones, que más tarde solo trajeron el cierre y el cese de producción de muchos alimentos de la canasta básica. Llegamos a tal punto de inflación que los productos cambian de precio de un día para otro.

Igual cambia el nombre de la moneda frente a cada devaluación, y las personas se ven incapacitadas de alcanzar el precio de los productos para cubrir sus necesidades básicas. Eso sin hablar de la impresión de dinero inorgánico y posteriormente la desaparición de billetes y monedas, que llevaban a la población al uso del dinero plástico, que además estaba sujeto a regulaciones y límites impuestos por el régimen, que controlaban el gasto que quisiera hacer cada ciudadano con su dinero.

Crisis de Medicamentos: los laboratorios en Venezuela compran la mayoría de su materia prima fuera del país, para esto tienen que solicitar que el régimen les otorgue las divisas. Este proceso comenzó a ralentizarse (premedita mente) a tal punto que para el régimen fue negocio importar las medicinas y distribuirlas a las farmacias. Esto fue una mafia tan descarada que llegabas a comprar medicinas que llevaban una inscripción que decía: “No para la venta- solo uso intrahospitalario”. Quien explica esto?? Nadie y te callas porque necesitas llevarte el tratamiento venga de donde venga.

Crisis de Seguridad: la inseguridad en Venezuela ha llegado a limites increíbles según las estadísticas, haciéndonos así uno de los países más peligrosos del mundo. Terrible!!! Pero más terrible aun que el régimen sepa todo esto y lo permita haciéndose la vista gorda. Como es posible que las cárceles (con un hacinamiento atroz) sean dirigidas por unos cuantos presos (PRANES), que se permita el uso y abuso de armas de fuego, que desde dentro de las cárceles se organicen secuestros y que algunos delincuentes digan que están más seguro dentro de ellas que afuera. Como es posible que los policías ganen míseros sueldos y tengan que vivir mezclados con los delincuentes. Todo esto lo que genera es una corrupción cabalgante de todos estos cuerpos de seguridad que muchas veces están envueltos en delitos.

Crisis alimentaria: en vista del cierre de muchas empresas y la falta de producción nacional, el régimen detecto otro posible negocio : importar alimentos . Ellos comenzaron a distribuirlos en las famosas cajas CLAP, dirigidas supuestamente a los más pobres y necesitados. Muchas veces estos alimentos llegaban en malas condiciones o vencidos… pero saben que? El hambre no se pone exquisita. Esta era otra forma de dominación (usada por los comunistas) porque pueblo con hambre no tiene ganas de protestar. Largas colas (kilómetros)de personas se hacen frente a las puertas de los grandes supermercados que últimamente tienen sus anaqueles casi vacíos, solo cuando llegan algunos alimentos que rápidamente desaparecen cuando la gente en cola logra entrar al establecimiento. Y muchos alimentos ni siquiera llegan porque son saqueados en el camino.

Crisis militar: la fuerza armada venezolana siempre se sintió orgullosa de su formación, sus valores y de todos sus militares. Nunca fueron beligerantes hasta que el magnánimo así lo decidió y comenzó la corrupción de este cuerpo castrense. Muchos alzaron sus voces y fueron callados automáticamente con cárcel, destituciones o destrucción de su reputación. Otros Se convirtieron en los protectores del régimen a cambio de favores, dinero fácil, prebendas y quien sabe cuanta cosa más. Ahora están tan involucrados con el régimen y tan sucias tiene las manos que “deben “ por su propio bien sostener a un régimen por demás obsoleto.

Crisis humana: las personas que viven en Venezuela (propias y extranjeros adoptados hace muchos años) han sufrido los embates de este régimen, nos han dado por todas partes, hasta quisieron quitarnos nuestra religiosidad y nuestras creencias. EL pueblo bueno y honesto ha luchado por mantenerse en pie y con dignidad. Sus estudiantes, profesionales , maestros, médicos y obreros siguen en la lucha por sus derechos y mantienen por encima de todo su calidad humana, su fe inquebrantable, su calor humano y su buen humor. Este baluarte es el que lograra sacar a Venezuela de las cenizas, con ayuda de todos aquellos que se vieron obligados a emigrar y tienen la añoranza de volver a su patria.

Anuncios