En 1992 un dibujante de comics, Enkil Bilal, quien jugó con una cómica contraposición, ajedrez y boxeo, uno de los juegos que requieren más intelecto y concentración contra otro que es fuerza y adrenalina. Una combinación explosiva que no fue ejecutada hasta 2003, cuando un artista conceptual, Iepe Rubingh, dió el pistoletazo de salida al deporte. Rubingh es, además de creador, uno de los mejores jugadores del deporte, que no se practica habitualmente y carece de una liga organizada.

Las reglas son simples, dos oponentes se enfrentan en 11 rounds alternando boxeo y ajedrez. Por cada 2 minutos de ring se juegan 4 de tablero. Para agilizar el juego la modalidad de ajedrez es la blitz, un ajedrez rápido de 12 minutos de duración. La victoria se puede conseguir de tres maneras, con un nocaut en el ring, con un jaque mate o mediante la decisión de un jurado una vez acabado el tiempo.

Sin duda es una buena opción para las personas que creen que el ajedrez es demasiado aburrido.

Anuncios