Una persona que no se comprometa con su creencia

es un miserable, así este vivo o muerto.

Anonimo.

 

¿Qué se necesita para que el nombre de una persona alcance la fama, sin importar si esta popularidad sea mala o buena en su naturaleza? La respuesta a esta pregunta es complicada, muchos  piensan que todo gira alrededor de la cantidad de poder que se tenga o la influencia que uno genere en los demás. Otros dicen que lo que cuentan son las acciones.

Claro está que actuar solo por obtener fama es algo moralmente cuestionable y hasta ridículo y no faltara quien lo señale. Al realizar cualquier acción uno persigue un fin relacionado en gran parte con la forma de pensar de uno, con la cosmovisión que cierto individuo tiene.

Bajo esta premisa también surge la idea de que “el fin justifica los medios” pensamiento que da lugar a varios desacuerdos y sentimientos de indignación en la sociedad; sin embargo, así son las cosas en la actualidad y fácilmente se puede apreciar este principio cuando uno va más allá de lo que los medios de comunicación, en su mayoría controlados por los elementos más adinerados de la población, transmiten.

Schopenhauer dice en su libro El Mundo como Voluntad y Representación que todo lo que existe se debe a la voluntad de las personas, de nuestros antepasados, de su accionar bajo un pensamiento único. Es simple: el individuo ejerce su voluntad sobre una persona, objeto o situación y, siempre y cuando sea fiel a su forma de pensar, los resultados de su acción serán más contundentes.

Una gran cantidad de figuras famosas de la historia hicieron esto y con valor enfrentaron las consecuencias. Ya sea aquellas que nacieron en Europa o aquellas que nacieron en el Nuevo Mundo, esta gente excepcional, sin importar si se esta en desacuerdo con sus creencias, lucharon y murieron por lo que creyeron. En este caso, es el Che Guevara quien será sujeto a revisión.

Ernesto Guevara de la Serna fue un médico, político y revolucionario marxista (o terrorista si vives en Florida) que nació en Argentina en el seno de una familia que bien podría considerarse acaudalada. Vivió en la Argentina con su familia, experimento todas las realidades cotidianas de su país en esa época a medida que crecía, desarrollo un poco su pensamiento político, estudio medicina y luego decidió emprender su famoso viaje por Latinoamérica con su amigo Alberto Granado.

En este viaje nuestro personaje se dio cuenta de que había vivido en una burbuja todo este tiempo (aunque si bien ya había presenciado pobreza en su patria): Una gran parte de Latinoamérica vivía en la indigencia extrema. Esto lo traumo pero lo que si fue la gota que rebaso el vaso fue el ver como estos indigentes eran explotados por empresas norteamericanas y europeas.

Ver esta realidad no hizo más que solidificar su convicción de que para que Suramérica fuera prospera esta debía entablar una lucha antiimperialista, donde los trabajadores, al igual que en Rusia y más tarde en China, debían, tal como Marx lo indicaba, apropiarse de la sociedad y de los medios de producción a la vez que expulsaban a los imperialistas. Por supuesto que Guevara también incluiría a Asia y a África como continentes que también debían hacer lo mismo.

Así fue como, se dirigió a Guatemala y presencio como la CIA derroco a Jacobo Arbenz, el presidente legítimamente electo, lo cual le dio más fuerza a sus ideas y después se dirigió a México a encontrarse con Fidel y Raúl Castro, quienes organizaban una fuerza armada que liberaría a Cuba de la dictadura de Fulgencio Batista.

Fue a la isla caribeña, encontrándose con las fuerzas de Batista quienes lo recibieron con balas, vio de cerca a la muerte lo cual lo traumo hasta el punto en que no tuvo más remedio que recurrir a las armas para defenderse. Así lo hizo una y otra vez hasta que, junto con Fidel y Raúl, sacaron al régimen de Batista del país.

Después de esto se convirtió en un miembro activo de la política cubana, ocupando cargos como el de Presidente del Banco Central de Cuba y bien se puede decir que él fue el que logro rescatar a la economía cubana del precipicio al que se dirigía debido a las sanciones. También él fue el que forjo lazos con muchas naciones tanto del bloque soviético como otros que se encontraban experimentando cambios sociales.

El Che, a pesar de ostentar una posición de gran autoridad en el gobierno de Cuba, siempre se consideró más un revolucionario internacionalista, un guerrillero y su deseo era ver que Latinoamérica fuera independiente, no solo Cuba. Debido a esto, decidió renunciar a su cargo para ir a exportar la revolución a todo el mundo.

Fue a África primero, a la Republica Democrática del Congo, donde no fue muy bien recibido por los lideres revolucionarios, donde el idioma le jugó una mala pasada y experimento derrota tras derrota, finalmente retirándose de ahí. Su experiencia fue tan mala que básicamente le dio material para un libro entero.

Después decidió irse a Bolivia, donde organizaría un foco guerrillero que de ser exitoso lograría abarcar todo los países cercanos. Esta guerrilla conto con el apoyo de Fidel Castro. También solicito la ayuda de Perón pero este decidió dársela de manera casi que indirecta. La intención de Guevara en Bolivia era la de derrocar al General Rene Barrientos, quien había derrocado al gobierno nacionalista-popular, elegido democráticamente de Victor Paz Estenssoro.

Entonces el Che se estableció en Bolivia, peleo contra el Ejercito Boliviana, sufrieron bajas tanto el cómo las fuerzas castrenses bolivianas además de otros contratiempos, la CIA decidió intervenir y solicitar la ayuda de Klaus Barbie, El Carnicero De Lyon (exnazi), capturaron al Che, lo llevaron a una escuela rural y pusieron a un novato a que lo fusilara,  no sin antes darle el chance al revolucionario de que dijera algunas frases icónicas típicas de quienes van a ser ejecutadas. Fin.

Tenemos entonces que este individuo fue un guerrero que dedico su vida a la causa del socialismo, incluso más que su compañero de armas Fidel Castro (aunque esto último es circunstancial) y al analizar de cerca su historia bien podemos catalogar su vida como digna de una novela romántica.

Es que el Che es y fue, sobre todo para muchas de las juventudes universitarias en la actualidad, alguien a quien admirar e incluso seguir ya que es alguien que decidió forjar su propio camino, de no ser uno más de ese montón de individuos que solo se dedica a vivir dentro de un cubículo a cumplir horario. Este hombre decidió desechar su vida burguesa acomodada junto con todos los valores que esta traía consigo para así poder ir a combatir contra lo que él pensaba que era una injusticia.

No obstante, para otros, el Che no fue sino un asesino violador de derechos humanos y ladrón y probablemente tengan razón: el asesino soldados que a lo mejor tenían esposa e hijos esperándolos, él participo en la toma de empresas ajenas, le quito las tierras a terratenientes. Por supuesto, hay quienes consideraron esas acciones como positivas pero parece que todo es cuestión de perspectiva.

Pero, antes que ser médico, revolucionario o incluso argentino, el Che fue un individuo con un grupo de ideas que juntas conformaron una ideología sólida que no hizo más que fortalecerse con el tiempo. Este pensamiento no era sin base, después de todo, hasta la CIA le catalogo como “bastante intelectual para un latino”

Más importante que el tener una ideología es tener la fuerza, voluntad y determinación para pelear y morir por ella, sin flaquear siquiera ante la certeza de una muerte tan violenta como lo es la de ser fusilado. Tal vez el Che haya contribuido al establecimiento de la Cuba comunista, la cual aceptémoslo, trajo penurias al pueblo cubano, pero cuando Fidel Castro repetía una y otra vez que “sean como el Che” puede que inadvertidamente estuviera dando la idea de cómo derrocarlo.

No es como si se estuviera recomendando el abandonar todo e ir a declararle la guerra a una nación sino que la idea es que uno debe forjar su propio camino en la vida, sin importar lo que los demás piensen y aceptar las consecuencias con valentía ya que así es como uno se hace la fama, como uno se vuelve inmortal.

Anuncios