Era el año 1950, la Segunda Guerra Mundial ya habría terminado, con Hitler muerto por suicidio, Mussolini atrapado, fusilado, colgado de una plaza y despedazado a golpes por los mismos habitantes de su propia nación y Japón, la tierra del sol naciente, hogar del sushi, los samuráis, la tecnología más avanzada y el anime… ¿Qué se puede decir del estado de esta nación?.

La verdad es que este país también tuvo su buena dosis de desnalgue (y no del bueno) durante la Segunda Guerra Mundial. Solo hay que recordar que llegaron a invadir todos los territorios cercanos, incluyendo Corea y parte de China, y no fue solo meterse en esas tierras y ya. No, también realizaron su propio Holocausto.

Entonces ocurrió que Japón, habiendo sido un imperio de gran carácter belicista por más de 35 años, se vio asimismo derrotado y casi devastado (debido a las bombas atómicas) a la vez que perdía muchos de los territorios anteriormente conquistados y sus fuerzas armadas siendo completamente desmanteladas.

La Segunda Guerra Mundial había tenido como protagonista a un titán como lo era la URSS, y había presenciado el surgimiento de movimientos poderosos como el de los comunistas en China. Habiendo acabado la guerra, estos dos “problemas” se vieron en el papel de los nuevos “villanos” contra los que había que luchar. He aquí el comienzo de la Guerra Fría.

Japón ya se había rendido y liberado todos los territorios ocupados, no solo gracias a los Estados Unidos, sino también a la acción conjunta de nacionalistas y comunistas, tanto chinos como coreanos. Ambos lo lograron pero con resultados totalmente distintos.

Ya para estas alturas Corea del Norte había sido ocupada por Kim Il-Sung, apoyado por la Unión Soviética y la República Popular de China, mientras que el sur estaba bajo el control de Syngman Rhee, un protegido de Estados Unidos. Ambos eran tiranos y ambos pensaban que su Corea era la verdadera.

Ya el paralelo 38 estaba demarcado (obra de Washington) y los comunistas estaban más que convencidos con respecto a sus deseos de entrar a una guerra para tomar lo que les pertenece. Ya el 25 de Junio de 1950, simplemente no se aguantaron más e invadieron Corea del Sur, llegando hasta el punto de forzar a las fuerzas surcoreanas hasta Pusan y a obligarlas el presenciar la perdida de Seúl.

Este evento hizo enojar a la ONU la cual ya sufría con las quejas de la Unión Soviética y toda la situación de la RPC y Taiwán. Debido a esto, la ONU autorizo el despliegue de sus fuerzas armadas, compuestas por países miembros y liderados por USA.

Y bueno, lo que ocurrió fue que en el transcurso de los tres años que duro la guerra, Seúl cambio de gobierno cuatro veces. Se pensó en usar la bomba atómica (una opción considerada por el gran MacArthur) pero fue destituido por eso. La ONU, apoyada por Estados Unidos, logro hacer retroceder a las fuerzas de Kim hasta la frontera con China, el rio Yalu, y estuvieron a punto de vencer de no haber sido por la intervención masiva de China que sorprendió a las fuerzas occidentales y las hizo retroceder hasta más allá del paralelo.

De ahí la guerra paso a ser guerra de desgaste por medio de atentados contra personal y equipo militar. Así fue durante dos años hasta el final de la guerra, un periodo de tiempo donde Corea del Norte recibió bombardeos aéreos masivos.

A la final en el año 53, termino la guerra, se firmó un armisticio, se creó la Zona Desmilitarizada de Corea pero no hubo una firma de un tratado de paz. Así es, para todos los que no saben, las dos Coreas todavía siguen en guerra. En todo este tiempo se han hecho intentos de firmar la paz pero han fracasado, algunos dirían por culpa de la intervención norteamericana ya que, cuando uno lo piensa, a Estados Unidos no les conviene dejar esa situación a que se resuelva sola sin que sus intereses sean tomados en cuenta, pero esa es otra historia.

Aunque recientemente, muy recientemente, parece que veremos un evento histórico: las dos Coreas van a firmar un tratado de paz con lo que parece ser el beneplácito de Donald Trump. Analistas creen que veremos una Corea unida que se regirá por el principio de “Un país, dos sistemas” popularizado por China.

Así es, el fin de una historia, la cual estuvo muy a punto de ser diferente. Pudimos no haber tenido a gigantes tecnológicos como Samsung, LG (Lucky Goldstar) y Daewoo o a fenómenos culturales como PSY, K-Pop, K-Drama, Park Chan-wook (director de Oldboy) pero esto es nada más por el lado de Corea del Sur, ahora, por el lado de Corea del Norte,  pudimos haber perdido…

Anuncios