Marco es el segundo entrenador del Estudiantes, está en lo alto de su carrera profesional pero su vida personal no va bien. Tras un enfrentamiento con el primer entrenador durante un partido de Liga, Marco se emborracha y choca contra un vehículo policial, por lo que es detenido. Para evitar la cárcel le obligan a hacer trabajos para la comunidad, concretamente tendrá que ser el entrenador de un equipo de personas con discapacidad intelectual durante 90 días. Marco encontrará en ellos una amistad sincera y descubrirá que ha vivido cargado de prejuicios.

La película es una comedia con mensaje: las personas con discapacidad son tan personas como los demás y hay que esforzarse en comprenderles y ayudarles. Durante las dos horas que dura el metraje la película conjuga los dramas vitales de todos los protagonistas con una comedia que surge de forma natural y sin forzar situaciones cómicas salvo un par de excepciones. El cine español debería tomar apunte sobre esta película, su coste fue relativamente bajo, 4,5 millones de euros frente a una recaudación de 19 millones y tiene un mensaje sencillo y bonito, un homenaje a la capacidad de superación. No pasa nada por hacer cine comercial, no todo tienen que ser comedias de las llamadas “españoladas”, se puede copiar el modelo de cine comercial estadounidense dándole nuestro toque, al fin y al cabo en nuestro país tenemos historias para rato.

 

8 sobre 10

 

Anuncios