Bitcoin es, como su nombre mismo lo indica, de manera indirecta, una moneda virtual. Esta construcción tecnológica cumple la misma función que cualquier otra moneda en la actualidad (dólar, euro, yuanes, etc.): como elemento de valor que se le es otorgado a ciertos individuos o empresas como pago por servicios prestados.

Esta criptomoneda nació en el año 2009 de la mano de lo que hasta el día de hoy se cree que es un solo individuo nada más: Satoshi Nakamoto, un ingeniero informático oriundo de Japón. No obstante, debido a la avanzada tecnología detrás del Bitcoin, se cree que en realidad es el trabajo de un grupo de personas. Inclusive se ha llegado a pensar que se trata de la unión de esfuerzos de las compañías asiáticas Samsung, Toshiba, Nakamichi y Motorola.

A pesar de que su origen sea un total misterio, el bitcoin no ha dejado de crecer en popularidad desde su lanzamiento. Hasta el día de hoy, una inmensa cantidad de personas alrededor del mundo, en especial de aquellos países que cuentan con al menos una conexión a Internet buena. Pero la pregunta que todo el mundo se hace es: ¿Cómo funciona? Vamos por partes.

El bitcoin es , dicho de una manera más técnica, una criptomoneda descentralizada, esto significa que no posee un banco central de donde provenga al igual que las monedas físicas, esto a su vez significa que los poseedores de bitcoin , junto con sus billeteras electrónicas, se convierten en sus propios bancos , pudiendo entonces almacenar su propio dinero, administrarlo como mejor les parezca e intercambiarlo con otros individuos, quienes también deben poseer billeteras bitcoin, por medio de la P2P bitcoin network, una inmensa red compuesta de todos aquellos usuarios de esta criptomoneda y que se apoya en el empleo de la blockchain como instrumento de validación y de seguridad.

La blockchain (o cadena de bloques en español) es lo nuevo en materia de seguridad informática y financiera. Oficialmente se le define como una forma de estructurar datos en la cual la información obtenida se agrupa en bloques, usando técnicas criptográficas, y, además, se le añade otro elemento denominado meta-información que no es más que datos relacionados a los bloques anteriores y es aquí donde la verdadera fuerza de la blockchain se observa: cada bloque, los cuales contienen información de operaciones pasadas, es imposible de hackear, falsificar o alterar debido a que para hacerlo se necesitan modificar todos los anteriores bloques, lo cual solo se logra si hay consenso entre los nodos participantes. Existe una definición mucho más sencilla y fácil de entender con respecto a la blockchain: es una lista de registros llamados bloques que no para nunca de crecer y que están interconectados por medio de criptografía.

Volviendo al tema principal, el bitcoin es considerado el futuro de las finanzas por algunos y un daño de proporciones gigantescos al sistema financiero tradicional por otros. Aun con esta información su popularidad sigue en ascenso, al igual que su valor lo cual ha llevado a que tenga cameos en películas y series de televisión. No obstante, a pesar de tanta publicidad, esta criptomoneda es mejor conocida como el método de pago más usado por traficantes de drogas y armas en la deepweb. Con esto en mente, muchos países han llegado a promulgar leyes que regulen el acceso a esta e incluso a prohibirlas por completo, dando origen a un mercado negro que cada vez se expande y no de manera injustificada.

 

Anuncios