Joseph Cooper es un expiloto de la NASA que sobrevive como granjero en un futuro en el que la desertificación azota a la humanidad y hacen falta más granjeros que científicos. Al descubrir que la NASA sigue operando en secreto es enviado en una misión para buscar un nuevo planeta habitable.

La película parte desde una perspectiva de futuro probable y trata con teorías científicas reales, lo que da un toque de realismo que es de agradecer. Durante todo el metraje los efectos especiales son sublimes, creando estampas impresionantes que, acompañadas de una brutal banda sonora (cortesía de Hans Zimmer ), dan lugar a una experiencia que podríamos ver en un museo de astrología. Es difícil criticar esta película sin contar parte de la trama, así que solo puedo decir que el argumento es interesante. Es de estas películas en las que te hacen la mente papilla y tardas un rato en entender lo que ha pasado.

 

 

9 sobre 10

Anuncios