Barthélemy Boganda fue un líder político nacionalista de la actual República Centroafricana. Nació el 4 de abril de 1910 en Bobangui, Ubangui-Chari, colonia francesa del África central. Ubangui-Chari formaba parte, junto con Gabón, Congo Medio y Chad del África Ecuatorial Francesa. Existe poca información sobre los primeros años de la vida de Boganda. Si bien, se conservan unos diarios, escritos por el propio Boganda, que arrojan alguna información sobre este período. El historiador Klaas Van Walraven cree que es importante conocer esas etapas de la vida de Boganda para comprender su visión política y su evolución como religioso, político y persona. En el lugar en el que nació Boganda se extiende la selva tropical. Los colonialistas empleaban la violencia con asiduidad para mantener bajo control a la población autóctona y explotaban descaradamente los recursos naturales. Este contexto en el que le tocó vivir marcó a Boganda. Se convirtió en huérfano a la edad de diez años. En 1920, enfermo de viruela, iba de camino a casa de un familiar cuando se cruzó con una patrulla colonial. El jefe de la patrulla decidió llevar al niño a un orfanato. Allí, Boganda conoció al Padre Herriau. Las gestiones del religioso permitieron que Boganda comenzara a estudiar en un centro misionero. En 1922 el niño fue bautizado con el nombre de Barthélemy.

El chico pronto expresó su deseo de formarse como sacerdote. A tal efecto fue enviado al Congo Belga, donde también recibió clases de latín, historia, filosofía… Finalmente, tras años de formación, fue ordenado sacerdote en 1938. Durante un tiempo se dedicó a educar en la religión católica a gente de la región. A finales de los años 30, Boganda comenzó a mirar a los europeos de manera más crítica. Tuvo enfrentamientos con autoridades coloniales, pues sufrió en ocasiones la condescendencia y desprecio racial de las autoridades, e incluso de compañeros misioneros.

Posteriormente, Boganda contó con el apoyo de un antiguo maestro para presentarse a las elecciones a las Asamblea Nacional de Francia. Fue elegido diputado en 1946. Volvería a conseguirlo en 1951 y 1956. A mediados de la década de los 40 comienzan a perfilarse claramente sus ideas políticas: Boganda defendía la descolonización de Ubangui-Chari, pero creía necesario mantener los vínculos con Francia. Boganda había sido educado por misioneros y las enseñanzas de los religiosos le marcaron profundamente. Abogaba por la descolonización, pero no era antifrancés. Esto diferencia a Boganda de otros líderes nacionales africanos.

Sus creencias religiosas estuvieron muy presentes en sus años de actuación política. No olvidó la vida espiritual – sus discursos e intervenciones así lo evidencian – y la utilizó a favor de su causa. Fue un gran orador, muy incisivo y mordaz. Parece una paradoja: era absolutamente mordaz con los colonizadores, pero al mismo tiempo defendía el mantenimiento de ciertos lazos con la metrópoli. La actitud agresiva de Boganda se explica por la falta de cambios en Ubangui-Chari. Tras la II Guerra Mundial se introdujeron modificaciones en la administración colonial francesa, pero el racismo y la violencia en la zona por parte de los colonizadores seguía siendo brutal. Los cambios no llegaban. Boganda denunció los abusos. Destaca especialmente el eslogan zo kwe zo, que significa “todo ser humano es persona”. Su fama y rédito político no hacía más que aumentar.

En 1949 fundó el partido MESAN (Mouvement pour l´évolution sociale de l´Afrique noire) – que pronto se convirtió en el partido más importante de Ubangui-Chari – y en 1951 asumió la vicepresidencia de la Liga Internacional contra el Racismo y en el Antisemitismo. Se conservan gran cantidad de textos escritos por Boganda en esta época. Este período es el de más agitación política para Boganda, y ello se refleja en la cantidad de documentación conservada. Fue un escritor profuso – además de convincente orador – que supo ganar para la causa descolonizadora a un gran número de personas.

La constitución francesa de 1946 reconocía a las colonias el derecho de administrarse autónomamente. A pesar de tal reconocimiento, el camino de las colonias africanas hacia la independencia no fue fácil. Finalmente, a finales de la década de los 50 del siglo XX Francia comenzó a ceder a las aspiraciones de independencia de la mayoría de sus colonias. Boganda fue el encargado de tratar con el primer ministro francés Charles de Gaulle para determinar los términos y detalles de la independencia de Ubangui-Chari.

El día 1 de diciembre de 1958 Boganda anunció que Ubangui-Chari pasaba a ser un territorio autónomo bajo soberanía francesa y que pasaría a llamarse República Centroafricana. Boganda ejerció como primer ministro del territorio autónomo. Pero la independencia total todavía no se había alcanzado y Boganda no pudo verla materializada. El 29 de marzo de 1959 el líder nacionalista murió en un accidente aéreo, un acontecimiento que ha generado a lo largo de los años mucha polémica y rumores. Barthélemy Boganda falleció un año antes de que la República Centroafricana alcanzara la independencia (13 de agosto de 1960).

Anuncios