La historia giran entorno a los hermanos gemelos Reggie y Ronnie Kray, mafiosos londinenses que dominaron la escena criminal entre los años 50 y 60. La película se centra en el hermano mayor, Reggie y su relación con Frances Shea, con la que se casó en 1965. Reggie tendrá que lidiar con la toma del control de Londres y su incontrolable hermano que padece un trastorno mental que lo hace violento e imprevisible. Para encarnar a los hermanos el reparto cuenta con Tom Hardy, que realiza un trabajo impecable sabiendo representar la dualidad de carácter de los hermanos.

El guión es simplemente magistral y el inicio de la película resulta trepidante, dejando momentos memorables. Con el correr de la cinta hay algunos momentos que resultan un poco aburridos pero se soluciona con varios picos de acción bien llevados. A pesar de que los Kray son famosos por su violencia, la película no abusa de esta para darnos la dosis justa, más vale poco y bien que mucho y mal. Sin duda es una gran película de gángsters.

 

 

8 sobre 10

 

 

Anuncios