Las Olimpiadas de Invierno de 1988 han entrado en la historia por la participación de Jamaica en las competiciones de bobsleigh. Este deporte de trineo por equipos consiste en recorrer un circuito de hielo a gran velocidad, determinada por una carrera inicial en la que los participantes deben emplearse a fondo. Dos empresarios estadounidenses conocieron en Jamaica el Pushcart Derby, que consistía en una carrera de carritos que bajaban por cuestas a gran velocidad, y les recordó al deporte de invierno.

Los corredores jamaicanos tenían fama de ser de los más veloces y por ello acudieron primero a atletas profesionales. La respuesta negativa no se hizo esperar, les parecía una locura crear un equipo de bobsleigh en un país caribeño en el que no había nieve, la idea era como mandar al animal nacional al Polo Norte. Lejos de desanimarse, acudieron al otro colectivo de personas en buena forma física, el ejército. Gracias a un coronel llamado Ken Barnes consiguieron formar un equipo para las Olimpiadas del 88.

Lo quijotesco de la idea conquistó al público, que animó al equipo jamaicano a pesar de que tuvieron un accidente y quedaron en última posición. A pesar del accidente, consiguieron llegar a la meta y se convirtieron en un símbolo de perseverancia para Jamaica y para todo el mundo, que llegó a inspirar una película de Disney (Cool Runnings). Desde entonces sólo han cosechado un oro en el Mundial del 2000 en Mónaco pero tienen una de las salidas más veloces del deporte.

 

 

Anuncios