Año 2020, el mundo tal y como lo conocemos ha desaparecido con la llegada de unas mortales criaturas acorazadas y con un gran sentido de audición. Una familia debe vivir en silencio y sin hacer ruidos para evitar atraerlos a su refugio, una granja en el campo.

La película parte de una premisa bastante interesante que mete al espectador en la situación, cada sonido un poco fuerte puede alertar a los seres y resultar mortal. Otro de los puntos fuertes es la crudeza de las situaciones que se nos plantean en el día a día de esta familia, si bien es cierto que al final todo se va de madre y los monstruos atacan, al fin y al cabo es una película de terror. En este sentido tampoco es excesivamente terrorífica, es más bien una película de tensión y sustos, algunos más predecibles que otros. Una película muy interesante, con un universo rico y unos monstruos que no mueren de dos disparos.

 

 

7,5 sobre 10

 

 

Anuncios