Este híbrido de rugby, lucha libre y fútbol está considerado como antecedente del fútbol actual. En la Piazza Santa Croce de Florencia se practica todos los años la tercera semana de junio. En la actualidad se enfrentan 4 equipos en 3 partidos, dos semifinales y una gran final que proclama al campeón de ese año. Los equipos que se enfrentan representan a cuatro barrios de la ciudad: Santa Croce, Santo Espíritu, Santa María Novella y San Giovani

El origen de este deporte se remonta a la Edad Media y era practicado por gente pudiente, los papas Clemente VII, León XI y Urbano VIII fueron aficionados a este deporte. Se dejó de practicar durante dos siglos hasta que Benito Mussolini revitalizó la tradición organizando unos juegos en el año 1930. Las primeras reglas oficiales las escribió el conde Giovanni de´Bardi en el año 1580 y consisten en:

  • 27 jugadores por equipo, 5 porteros.
  • Hay que introducir la pelota en unos agujeros colocados en dos lados opuestos del campo.
  • Hay 8 árbitros (un árbitro principal, seis jueces de línea y un maestro de campo).
  • Cada vez que se consigue meter la pelota suman dos puntos.
  • Los combates deben ser uno contra uno.
  • Vale todo excepto patadas en la cabeza o golpes a traición.

El deporte se practica en un campo rectangular con el suelo de arena . El público acude desde la grada a una auténtica batalla campal más parecida al circo romano que a un partido de fútbol. Este deporte solo puede ser practicado por florentinos residentes y la victoria no se premia en metálico, por lo que se ha convertido en un deporte que potencia el sentimiento identitario de Florencia. Ganar al calcio no es una cuestión de vanidad sino de honor.

 

Anuncios