La película trata la vuelta a casa, desde Irak, de un grupo de 4 soldados de la misma compañía, uno de ellos en un ataúd. Los 3 supervivientes tienen estrés postraumático y tendrán que aprender a convivir con su problema y su familia. El protagonista tiene que lidiar con un profundo sentimiento de culpa por lo que hizo allí  y aprender a reconocer que no ha superado la vuelta a casa. Durante toda la cinta hay críticas al desamparo que sufren los veteranos y a la lentitud de las administraciones, que muchas veces no llegan a tiempo de salvarles.

Aunque puede resultar una película lenta y en ocasiones repetitiva, muestra con excepcional maestría los sentimientos de estos soldados. Mediante los planos y la música, el espectador se pone en su lugar y consigue transmitir los sentimientos de angustia y desesperación. Sin duda una película de guerra diferente que llama la atención sobre uno de los grandes problemas de los conflictos bélicos, los trastornos mentales.

 

 

7 sobre 10

 

 

Anuncios