Las batallas de gallos consisten en dos personas que tienen que intentar quedar por encima de su rival improvisando sobre una base de hip-hop. Ambos contendientes intentarán vencer a su rival mediante una mayor contundencia o cantidad de rimas ofensivas, llamadas punchlines, o mostrando su habilidad para rimar, ingenio y adaptación a la base. El triunfador lo decide un jurado conformado por tres o más personas, que una vez finalizadas las intervenciones de los MCs señalarán al ganador o pedirán “réplica” para, mediante otra ronda, desempatar la batalla.

De la mano de las batallas también va el freestyle, que es improvisar fuera del ámbito competitivo con el fin de expresar un determinado mensaje. “El freestyle es buscar el estilo libre dentro del rap o cualquiera de los ámbitos musicales”, señala Kaos, uno de los MCs más destacados en Castilla y León

En las últimas semanas, las batallas han saltado a la primera plana de la polémica debido a una rima del MC Zasko Master en la semifinal de Valencia de la Red Bull Batalla de los Gallos. Para defenderse de las continuas acusaciones de mantener relaciones con menores de edad, respondió:

 

“Estoy hasta los huevos de menores

tendrás una hija, tu hija irá al cole,

¿y sabes qué pasará cuando Zasko la viole?

Que te pondré este vídeo para que lo veas y llores”

 

Esto incendió las redes sociales y abrió un debate acerca de los límites entre la libertad de expresión y la apología a un delito. Mientras que algunas caras visibles del rap en España como Pablo Hásel no tardaron en criticar a Zasko, sus compañeros de profesión le defendieron, argumentando que lo que se dice en una batalla no debe salir de ese ámbito y que se ha descontextualizado completamente la rima del MC.

Esta polémica no es la primera desde la aparición y popularización de las batallas de gallos.Desde su comienzo, ha existido el tópico de que solo son dos personas insultándose en la calle o encima de un escenario. Con el tiempo, el desarrollo y la atención de un público mayor ha desmentido esta idea, viéndose ya como un deporte en el que se necesita una gran agilidad mental y un abundante número de horas de entrenamiento.

Además, a esta categorización de las batallas de gallos como deporte ha contribuido en gran medida la creación de la Freestyle Master Series (FMS). Es una liga profesional creada por Urban Roosters en la que los diez mejores gallos de España compiten entre ellos valorando más las habilidades de improvisación mediante pruebas que con los ataques al rival, que aún así siguen teniendo una gran relevancia.

Las batallas de gallos en Castilla y León se han desarrollado a la par que en el resto de España, donde su popularidad se ha disparado en los últimos años. Los jóvenes de “Vallamusica” son los mayores promotores del freestyle y las batallas en Valladolid, organizando eventos tanto en calle como en salas.

Hace dos años y medio, este grupo se presentó al concurso de Telefónica de jóvenes emprendedores, quedando entre los ganadores. De esta forma, les proveen de materiales para llevar a cabo actividades basadas en la música urbana.

Su primer objetivo fue promover a las personas con potencial en la música que no disponía de medios para producir sus temas y grabar un videoclip. Sin embargo, ahora se dedican a organizar eventos basados en batallas. El más importante es la Castilla Battle, que cuenta con rondas clasificatorias en distintas ciudades, en las que los mejores se ganan el derecho a participar en la final, que tiene lugar en Valladolid.

Vallamusica” no tiene ánimo de lucro, y lo recaudado por las inscripciones de las clasificatorias va destinado al alojamiento de los clasificados de otras ciudades.

Además, han contribuido enormemente al desarrollo de las batallas en Valladolid. “Hace 4 años éramos ocho participantes y sin público. Ahora, en ocasiones se apuntan más de cincuenta personas y mucha gente viene a ver los eventos”, señala Xavi, uno de los organizadores de “Vallamusica”.

Actualmente, buscan patrocinadores para poder seguir creciendo y organizando eventos de mayor calibre, de forma que Valladolid se sitúe entre las ciudades más destacadas en el panorama nacional.

 

 

Por Sergio Villalba Yepes

 

Anuncios