Las sociedades, los pueblos o los países, cada día se encuentran en situaciones difíciles de creer para el siglo que transcurre. Me refiero a situaciones tan deplorables como la falta de alimentos,  la muerte de niños y adultos por falta de medicinas y agua,el terrorismo por ideologías políticas o religiosas, la censura o perdida de la libertad de expresión, dictaduras militares, sistemas políticos abusivos ,hasta la aplicación de leyes que van en contra del ciudadano.

Existen personas pasando por desastres, calamidades, hambruna, dominación, explotación ( de niños ,mujeres) , presos políticos, atentados terroristas y una lista que sería muy larga colocar aquí, y que pasa con el resto de la humanidad que se supone esta mejor que todas estas personas?.

Están envueltas en su día a día y no ven más allá de su nariz o como digo yo: ¿viven dentro de sus tres metros y ya?.

Resulta que cada día que pasa y esas cosas siguen ocurriendo se van extendiendo por el mundo como una plaga, la peste moderna, la que va socavando las sociedades y denigrando a sus ciudadanos. Y que podemos hacer?

Pues algunos dirán: contribuir con dinero, contribuir con ayuda de alimentos o medicinas o ropa o hasta contribuir con su tiempo ayudando, y todo esto es válido y valioso. Yo hoy vengo a proponerles otro tipo de ayuda a nuestra sociedad que consiste en hacernos cargo de nuestro sistema de vida.

Como se hace esto?  Muy fácil: atendiendo y revisando cada ley que los políticos llevan para su aprobación; estudiando y revisando los efectos de aquellas más importantes y observar cuales son las consecuencias que nos traería; llamar la atención a nuestros dirigentes para que velen por nuestros derechos; exigir que todos los impuestos que nos cobran nos sean devueltos en mejores servicios de Salud, Educación, transporte y todos aquellos que necesita el ciudadano para el desarrollo de una vida digna.

Hay muchas leyes que revisar y muy poca gente con interés de hacerlo: ley de hipotecas, ley de inquilinato, leyes para evitar las invasiones (okupas), leyes de tránsito, ley contra la violencia de género, ley contra la violencia familiar……. Y así muchas más.

El día que estemos dispuestos a exigir modificaciones para el bien de la mayoría y de la minoría estaremos diciendo al mundo que somos una sociedad despierta, que vela por sus derechos y que no va a permitir que sucedan cosas como las nombradas en un comienzo. Y así también contagiaremos al mundo para que hagan lo mismo y derrotar todas esas miserias humanas.

Ser ciudadano es mucho más, es ser responsable de nuestra vida en singular y en grupo y despertar desde tu lugar: Puedes exigir más y mejor y también puedes dar más y mejor….

 

Anuncios