En estas fechas cercanas a la festividad conocida como Carnaval, al igual que hicimos con el origen de los Reyes Magos, hoy os traemos el origen de esta fiesta que tanto es disfrutada en España.

Respecto a la nomenclatura, Carnaval proviene de ‘’carnevale’’ y esta de la expresión latina ‘’carnem levare’’, traducida coloquialmente como ‘’quitar la carne’’ y que hace referencia a ese periodo de Cuaresma por el cual se prohibía comer carne. Este periodo de Cuaresma comenzaba un miércoles, y por ello, el mismo día anterior que era el martes conocido como ‘’martedí grasso’’ (hoy considerado como el martes de Carnaval) se realizaba un banquete suntuoso para hacer frente a la escasez que se viviría en los cuarenta días posteriores, y que estaba formado principalmente por carne con el fin de saciar el apetito de los más carnívoros antes de tener que renunciar a ella.

El uso de un disfraz tiene su origen en las Saturnales romanas (festividad dedicada al dios Saturno) y en las bacanales (celebraciones y orgías en honor del dios Baco), donde el uso de máscaras, maquillajes y ropajes excéntricos estaban al orden del día, sin olvidar que el uso de máscaras era algo cotidiano debido a las diferentes representaciones teatrales llevadas a cabo en los famosos anfiteatros griegos.

Bajo estas máscaras que ocultaban al individuo, se realizaban unas fiestas que duraban tres días (y finalizaban con el banquete antes mencionado), durante las que el ciudadano podía realizar actos que en la cotidianeidad estaban prohibidos, de ahí el deseo de usar máscaras para mantener la identidad en secreto, ya que en especial se desarrollaban actividades consideradas paganas por la religión.

Con la expansión del Imperio Romano, tanto los cultos como las festividades se trasladaron a aquellos lugares que pasaban a ser considerados provincias romanas, y la expansión del Carnaval es palpable en este traslado, que en España encontraremos especialmente documentado durante la Edad Media tanto en obras literarias como artísticas.

En la actualidad, el Carnaval se ha convertido en una celebración muy importante para muchas ciudades, en las que podemos encontrar tradiciones que a lo largo de la historia se han ido transmitiendo de forma oral en esas mismas ciudades a través de generaciones, y que aunque han sufrido pequeñas modificaciones, podemos encontrar ciertas reminiscencias con esas tradiciones, ya no tanto del mundo romano (es poco común encontrar en algún lugar el sacrificio de algún animal en honor al dios Saturno) pero sí del mundo del Renacimiento, como será la expansión de los ‘’Bailes de Máscaras’’ realizados por Luis XV en Versalles, que comenzaban poco antes de la medianoche y se alargaban hasta la salida del sol; y aunque no sabemos si está aquí el origen o es simplemente el deseo vacío de salir de fiesta, será lo que nos encontramos en España estos días: noches en las que jóvenes y adultos disfrazados disfrutan al ritmo de la música en una noche en la que pueden ser desde bomberos hasta superhéroes.

Carnavales en la corte de Luis XV.
Anuncios