En los últimos años se ha hablado mucho de Instagram, una red social creada en 2010 con más de setecientos millones de usuarios que durante los últimos dos años ha conseguido el mayor crecimiento en lo que se refiere a redes sociales de este tipo, sin olvidar su reciente compra de la mano de Facebook.

Podemos definir Instagram como una red social, que aunque comenzó con la única posibilidad de mostrar fotos a nuestros seguidores y poder ver las imágenes de personas a las que podemos seguir, las diferentes actualizaciones fueron incluyendo realidades hoy palpables para todos los usuarios como fue el poder comentar esas fotos, enviar comentarios privados que sólo el destinatario puede leer, poder compartir vídeos, y de las más cercanas a nosotros la posibilidad de mostrar nuestra vida diaria a través de lo que han calificado como ‘’Instagram stories’’ donde podemos usar una serie de filtros para situarnos en un lugar, una hora, o incluso dar una temperatura concreta referida al lugar del que realizamos ese stories.

A raíz del numeroso crecimiento de Instagram, comenzamos a ver a los denominados influencers, personas con una gran cantidad de seguidores al igual que actores, youtubers, cantantes…pero que han ganado esa fama a través de esta cuenta de Instagram.

Estas personas tan influyentes, de donde viene el término con el que se las ha definido, nos muestran su día a día a través de fotos y vídeos; incluso es muy común que varios influencers se junten en una cafetería para enmarcar estos momentos y poder intercambiar seguidores.

Pero esto no sólo se quedará a través de la pantalla, sino que al igual que aquellos que graban vídeos en plataformas como YouTube, serán promocionados por muchas marcas o invitados a eventos de publicidad con el fin de que estos den en su perfil una buena crítica de estos lugares, y que sus seguidores sigan esa estela publicitaria acudiendo a aquellos restaurantes, comercios o comprando determinando marcas que estos influencers aseguran que es lo mejor.

En esta red social, también nos encontraremos hashtags, que son una palabra o serie de palabras unidas, sin ningún signo de puntuación que las separe, y precedidas todas ellas por una almohadilla, con el fin de que al acceder a ese hashtag, podamos encontrar publicaciones similares y seguidores que puedan interesarnos acorde a nuestros gustos.

El origen de lo que coloquialmente también se ha denominado ‘’almohadilla’’, podemos encontrarlo en Twitter, aunque se ha extendido a otras redes sociales, y que tendrá su summum en los denominados Trending Topic, que hace referencia a aquellos hashtags más utilizados en un determinado periodo de tiempo que suelen ser veinticuatro horas.

 

En la actualidad, Instagram cuenta con todas las herramientas que ya hemos mencionado, lo que no sólo será utilizado por personas, pertenezcan al mundo de la fama o no, sino que también numerosas marcas de productos, en especial productos relacionados con la vestimenta y el calzado, que se promocionan pero también podemos gestionar muchas de nuestras transacciones a través de estas marcas.

Por este uso de fin comercial, Instagram ha incluido una herramienta que proporciona la posibilidad de poder seleccionar si un perfil tiene un objetivo de blog personal o de empresa, ya que con este último pueden promocionarse, ya que no debemos de olvidar que con la compra por parte de Facebook de esta red social de la que ya hemos hablado, la publicidad también se ha convertido en una parte fundamental de Instagram.

 

Anuncios