Sólo durará unos días pero Ana, la ciclogénesis explosiva que está azotando Europa, nos ha sorprendido por su velocidad y virulencia. Pero, ¿Qué es eso que tanto mencionan?. Una ciclogénesis es una formación ciclónica extratropical, a groso modo, un ciclón. Se forma cuando chocan bruscamente una corriente de aire caliente y otra de aire frío, provocando fuertes vientos, precipitaciones y fuerte oleaje. Se diferencian de los ciclones tropicales en su núcleo frío y se denomina explosiva por su violencia y corta duración. En España las habíamos sufrido en los años 1998, 2009, 2010 y 2013, provocando fuertes desperfectos sobre todo en la costa cantábrica, y es un feómeno que se está repitiendo cada vez con mayor frecuencia.

A parte de los daños materiales habituales preocupan dos cosas: un joven de 28 años desaparecido en Mallorca mientras pescaba y el peligro de que el agua arrastre las cenizas de los incendios de este verano al mar. Respecto al joven, las autoridades advierten que durante temporales no se debe cometer imprudencias en la costa, el riesgo de que el mar te arrastre mar adentro es muy real y se cobra todos los años víctimas mortales. La otra preocupación ambiental podría afectar gravemente a la fauna y flora marina de la zona, que además de perder biodiversidad, sería un fuerte varapalo para los pescadores de la zona, pues los moluscos, como los mejillones y las navajas, son muy sensibles a estas alteraciones de su ecosistema.

Anuncios