Nuestro país es la principal potencia trasplantes de órganos, tanto por la generosidad de los donantes como por la buena disposición de la ONT (Organización Nacional de Trasplantes). En 2016 batimos nuestro propio récord llegando a las 43,4 donantes por millón de habitantes, superando ampliamente los 39,7 del año 2015. La ONT define la donación como “Un gesto altruista, considerado como el mayor acto de bondad entre los seres humanos”, esto se debe fundamentalmente a que muchas personas dependen de ella para poder sobrevivir. Actualmente se encuentran en lista de espera en nuestro país entorno a las 5477 personas y este número aumentará con los años por el envejecimiento de la población, ¿la solución?, aumentar en número de donantes.

Existen donaciones en vivo, como son la de riñón, médula…, que implican un compromiso y altruismo muy importante, pero las  donaciones después del fallecimiento tan solo implican que una parte de ti pueda ayudar a seguir viviendo a otro. Para que un órgano sea apto para la donación el fallecimiento tiene que ocurrir en una UCI, donde tienen a los especialistas y máquinas preparadas para conservar los órganos y decidir cuales son aptos para la donación.

Para hacerse donante basta con manifestar tu intención de serlo a amigos y familiares, aunque inicialmente por la ley de trasplantes todos somos considerados potenciales donantes. Por tanto no seremos donantes si el familiar consultado se opone a ello, pues se considera que las ideas de los familiares reflejan las intenciones del fallecido. También podemos sacarnos el carnet de donante en la delegación que nos corresponda. Esta tarjeta no tiene valor legal, tan solo testimonial, lo que significará que lo que digan los familiares sigue prevaleciendo sobre este documento, pero es una herramienta administrativa para calcular en número de donantes por región, algo así como la intención de voto en unas elecciones.

Donar órganos, es una importante decisión, si no has manifestado tu intención de donar tienes una conversación pendiente. Donar órganos es sembrar esperanzas.

Anuncios