A los tres años comienza a hacer ballet y desde pequeña quiere ser bailarina, pero años más tarde comienza a interesarse por la gimnasia rítmica, llega a lo más alto tanto en competiciones a nivel provincial como a nivel nacional.  Aunque estaba en la élite de la gimnasia rítmica vuelve al ballet, que siempre fue su gran pasión. Paralelamente a su formación académica se examinó de la Royal Academy of Dance terminando el año pasado el último examen que le permite ser profesora titulada, actualmente se prepara para poder ser examinadora.

He querido hablar con ella para que me cuente como una chica de tan solo 18 años se convierte en empresaria de la noche a la mañana.

 

Entrevistador: Es muy reseñable que alguien de tu edad, 18 años, se embarque en un proyecto tan ambicioso.¿Cómo surgió la idea?

Diana: En realidad ha sido todo un poco precipitado, yo quería ser bailarina profesional pero es muy difícil llegar a lo más alto y más siendo de una ciudad pequeña. Acabé el bachiller y tenía claro que no quería ir a la universidad. Mi tía me dijo que quería dejar su academia de danza y esta posibilidad cobró fuerza y me lancé a la aventura.

 

E: Imagino que has recibido apoyo, ¿Cómo se lo tomó tu familia y amistades?

D: Mi familia al principio me decía que era muy complicado, que era muy joven y es muy difícil llevar un negocio, sobre todo mi padre me insistía en dejarlo para otro año, pero finalmente le convencí de que iba a estar comprometida. Mis amigas me apoyaron desde el principio, pero me insistieron en el compromiso que suponía abrir la academia, ya no podía faltar ningún día como en mi etapa de alumna, ahora tenía que ser yo la profesora.

 

E: ¿Cuál es el mayor reto al que te has enfrentado para montarlo?

D: La verdad es que todo el trayecto hasta aquí ha sido difícil, para empezar, convencer a mi padre, he tenido que hacer muchos papeles y la obra para reformarla ha ido a contrarreloj porque surgieron imprevistos. Estoy aprendiendo a llevar un negocio desde 0 y eso es complicado, por suerte he contado con la ayuda de mi familia y amistades.

 

E: ¿Vas a llevarlo tu sola o recibirás ayuda?

D: En principio intentaré llevarlo yo sola, sobre todo las clases de ballet, hip-hop y flamenco, que son mis estilos de baile preferidos, pero contaré con dos personas para las clases de bailes latinos. También si salen muchos grupos más adelante contaré con la ayuda de mi prima que lleva ya dos años dando clases.

 

E: ¿Como ves el futuro de la academia?

D: De momento esto me ha pillado por sorpresa así que de momento no tengo muchos planes de fututo más allá de salir adelante poco a poco, porque los principios siempre son duros. En León hay muchas academias y soy consciente que va a ser complicado hacerse un hueco.   Más tarde me gustaría centrarme en el hip-hop, ballet y flamenco para poder sacar a niñas bien preparadas a las que les guste la danza tanto como a mí. También quiero aprovechar mi titulación en ballet para poder examinar de la Royal.

 

He querido hacer esta entrevista porque me llamó mucho la atención que con su edad se atreviera a meterse en semejante camisa de once varas. Porque no es la opción más fácil precisamente, la mayoría optamos por hacer una carrera o formación superior y luego ya veremos, abrir un negocio en la situación actual y siendo joven te obliga a madurar de golpe. Alguno dirá que no es para tanto, que con el apoyo de la familia es más fácil… pero es tan fácil llenarse la boca desde la comodidad del sillón que no me extraña escuchar estas afirmaciones. Por todo esto quiero felicitarla a ella por su valentía y desearle suerte.

Aquí dejo información del estudio de danza.

Facebook

tlf: 987 23 67 22

Dirección: C/ Cervantes, 1
24005 León (España)

 

Anuncios