El Colegio Mayor Felipe II estaba situado en la céntrica Plaza San Pablo de Valladolid, junto al IES Zorrilla. Este colegio mayor mixto perteneciente al grupo SAE, que tiene otra residencia en Salamanca y servicio de catering. La residencia llevaba 14 años en funcionamiento y su cierre ha pillado por sorpresa a los residentes. La notificación oficial del cierre llegó el día 10 de julio tras unas semanas de tensión y desinformación que hicieron pensar en lo peor, y lo peor sucedió.

 

Esto es lo que escribiría alguien ajeno al CM Felipe II, por el que han pasado cientos de estudiantes y hasta donde yo sé con muy buenos recuerdos a sus espaldas. Pero yo no soy alguien ajeno, el año pasado llegué a Valladolid a estudiar periodismo y elegí la residencia para pasar el curso y no me sentí nada decepcionado. Me encontré una residencia llena de buen rollo y con encargados realmente jóvenes, tanto director como subdirector tienen menos de 40 años, por lo que se sentían más cercanos que en otras residencias de las que fui a visitar. Tras un año genial llegó el momento de renovar para el año que viene y decidí seguir, seguía el camino de residentes que el año que viene cumplirían su 4º año en residencia. Lo que no sabía es que me debería haber despedido mejor, era el último año de la Felipe.

 

La crónica de los hechos:

 

Lo que pasó después se puede describir de varias formas: putada, guarrada, faena, perrería… pero el sentimiento que deja es de desazón e impotencia. La explicación oficial es que, al ser el edificio propiedad de los dominicos, la orden reclamaba el uso de más habitaciones, lo que hacía la supervivencia de la residencia inviable económicamente. La rabia surge porque ahora se entienden cosas, esto se venía tramando a nuestras espaldas desde hace meses, pero era imposible olerse el pastel. Todo comenzó cuando a mediados del segundo cuatrimestre se nos notificó en una reunión que, a causa de las reformas que se realizaríanen verano, no podríamos dejar nuestras pertenencias en la residencia, cosa que era habitual otros años entre las personas que volverían al año siguiente.

Hasta ahora no parecía nada para alarmarse, pero la cosa se puso peor meses más tarde. Un amigo de León me comentó que su prima vendría como novata el curso que viene y que ya había reservado plaza en la residencia, esto ocurrió en mayo, por lo que con el tiempo se me olvidó. Para mi sorpresa, a mi vuelta de exámenes en junio, mi amigo me dijo que habían llamado a su prima para cancelarle la reserva. La explicación que le dieron me pareció confusa pero lo comenté por el grupo de whatsapp de la residencia, la mayoría estaba receloso y no se lo creían así que  decidí investigar al respecto. Envié un correo solicitando plaza desde un email que la residencia no conociera y esto fue lo que me contestaron:

 

Buenos días,
Por cuestiones internas, el colegio Mayor Felipe II está completo para el curso completo para el curso académico 2017-2018 y no sacaremos más plazas para la matriculación de nuevos alumnos.

 

Ahora se confirmaba que algo raro sucedía, los que aún estaban en la residencia comenzaron a preguntar al director para averiguar lo que pasaba, el temor inicial era que no tuviéramos novatos el año que viene, en ningún momento nadie dudó de la continuidad de la residencia. El director nos tranquilizó y dijo que tan solo iban a venir 4 o 5 curas, lo que no afectaría a la convivencia. Para nuestra sorpresa, unas semanas más tarde cuelgan un cartel en la puerta de la residencia en el que informan de que no van a admitir nuevos residentes. Ante esta situación comenzamos a presionar al director y finalmente me contestó a un correo:

 

Ahora mismo continúan las negociaciones y, como trabajador que soy, me encuentro en la misma situación de desinformación e incertidumbre que vosotros. Lo único que te puedo decir es que la situación no es la más adecuada para nadie y que, si verdaderamente hay un ejército de Dominicos al año que viene, la continuidad del Colegio Mayor estaría comprometida porque no saldría rentable (nosotros no cobramos a los Dominicos para que te hagas una idea) y no podríamos abrir como en éstos últimos 14 años.
 
Hemos puesto como límite para tomar la decisión definitiva este fin de semana y, avisaremos a las familias durante los siguientes días. Entendería perfectamente que buscaras un alojamiento alternativo independientemente de lo que ocurra con la residencia.
 
Se masca la tragedia, el lunes siguiente, 10 de julio, nos confirman que la residencia va a cerrar. En cuestión de horas alrededor de 40 personas que pensaban renovar se quedan sin residencia, además de las plazas que no se cubrirían de alumnos novatos. ¿Conclusión? 70 personas a la búsqueda de pisos y residencias a mediados de julio. Sin contar a los propios trabajadores de la residencia que se juegan el sustento, y que espero que fueran avisados con anterioridad.
La conclusión  a la que llego es que esto lleva tiempo gestándose y que nos han mantenido en vilo para asegurarse la clientela, jarro de agua fría, al fin y al cabo todo es cuestión de dinero.
Anuncios