Recientemente se han dado robos masivos de hortensias en cementerios y casas particulares de países como Francia o Alemania. Estos robos son debidos a la nueva moda, surgida recientemente en estos países, de sustituir la marihuana por hortensias debido a que los efectos alucinógenos son similares. La droga se fuma al igual que la marihuana, se dejan secar las hojas y se mezcla con tabaco, la diferencia es que las hortensias son más fáciles de conseguir porque no están prohibidas.

Los jóvenes de entre 18 y 30 años son el colectivo que ha iniciado esta tendencia que ha causado alerta entre las autoridades de algunos países de Europa Central. En España aún no se conocen casos y parece que no ha calado en zonas como Asturias o Galicia, donde proliferan las hortensias debido al beneficioso clima.

En principio las hortensias son muy similares a la marihuana pero, en el interior de sus flores, tienen cianuro en baja concentración, que a largo plazo puede acumularse en el cuerpo y provocar la muerte. En las flores hay cianuro de hidrógeno (HCN) , este compuesto hierve a 26ºC  y es altamente volátil, por tanto, al fumarlo se desata todo su potencial venenoso. Su consumo puede provocar asfixia, pérdida del conocimiento, convulsiones e incluso la muerte súbita, sobre todo en personas con afecciones respiratorias. Se han registrado intoxicaciones en animales como caballos por ingerir flores de hortensia.

Aunque es una moda que se está controlando y que aún no se ha extendido en exceso, las autoridades de regiones como Baviera(Alemania) y Calais(Francia), donde se han registrado numerosos robos, están vigilando el desarrollo de los acontecimientos temiendo que se esté formando un mercado de estupefacientes sustitutivo de la marihuana.

Anuncios