Un buen rincón para visitar en Asturias es el Sella, nace en en los Picos de Europa y va a morir al Cantábrico en Ribadesella. Baña las orillas de numerosos pueblos y aldeas y es origen de leyendas como los tritones, que traban los remos de los piragüistas. El primer sábado de agosto se celebra el multitudinario descenso del Sella donde palistas de todo el mundo se dan cita para cubrir los 15 km de río que separan Arriondas de Ribadesella. Es una de las fiestas obligadas en el verano asturiano tanto por las romerías como por la competición deportiva que está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

 

Si no estamos preparados para competir profesionalmente, se puede recorrer en piragua un tramo de unos 15 km por unos 25€ por persona. El recorrido es asequible para niños y mayores y perfecto para los días en los está nublado para ir a la playa y necesitas un plan alternativo, días que en Asturias son habituales. Se tarda aproximadamente 3-4 horas remando si se hace el recorrido completo, pero las empresas tienen paradas a los 7 y 10 km por si alguien se cansa. Cómo vas a favor de la corriente es prácticamente un paseo en barca aunque hay que estar pendiente porque no deja de ser un río y el peligro de ahogamiento es real.

 

Cosas que hay que saber:
De 11 de la mañana a 6 de la tarde las empresas tienen un convenio con los pescadores para usar el río, fuera de esas horas vulneras el trato y el Seprona te puede multar.

 
Es recomendable:

-Llevar calzado que no se pueda llevar la corriente (cangrejeras, chanclas cerradas…).
-No despistarse a la hora de realizar el recorrido. Hay chiringuitos en el margen del río, parar a tomar algo es una opción, pero hay que dejar de mirar el reloj.
-Llevar crema solar y gorra. El agua, al igual que la nieve, refleja la luz del sol y es probable que nos quememos aunque haya poco sol.
-Realizar la actividad entre semana para evitar aglomeraciones.
-Ropa de recambio seca para dejar en el coche.

Anuncios