Hoy quiero tocar un tema no exento de controversia para unos, pero indiferente para otros. Es pues el tema de las camisetas lanzadas al mercado este 2017 por marcas como Bershka, entre muchas otras, con el mensaje de “I’m feminist”, “Feminist” o cualquier cosa relacionada con este movimiento.

Es vergonzoso que estas empresas se estén lucrando con el nombre de un movimiento que está luchando para erradicar los asesinatos, insultos, menosprecios y marginación que sufrimos las mujeres a diario. Para colmo, estos mensajes sólo son plasmados en la ropa para mujer.

Así demuestran lo poco que les importa el sufrimiento ajeno y la lucha por acabar con toda esta pesadilla que provoca el machismo, pero demuestran lo mucho que les interesa sacar beneficio con mensajes de movimientos actuales que “están de moda”.

Además, cabe decir que muchas de las personas que lucen su nueva camiseta con este mensaje seudofeminista no tienen ni una pizca de conocimiento sobre el tema, por no decir que algunos no sabrán ni el verdadero significado… Pero sí, así de hipócritas somos.

Lo más triste de todo esto es que se van a seguir llenando los bolsillos a costa de este movimiento social, mientras tienen a miles de mujeres en los países tercermundistas esclavizadas elaborando estas camisetas que, paradójicamente, promulgan los derechos de las mismas

Anuncios