A las mujeres se nos ha enseñado a manifestar nuestro descontento en voz baja para no poder doblegar la voz que nos dicta como tenemos que ser. Gata Cattana (Ana Isabel García) no quería susurrar, quería gritar y lo consiguió. Aunque esta semana nos abandonara debido a un ataque cardiaco, con tan solo 26 años, ha logrado abrir el camino a que más de una pueda transmitir lo que ella nos quiso transmitir.

     La emergente artista feminista que se definía a sí misma como “Rapeadora de noche, poetisa de día y politóloga a ratos”. Presumía de mezclar el rap con poesía, con mitología y con acentos andaluces (ya que era de Córdoba).

     Es curioso el caso de su canción “Lisístrata”, donde dice “que tenga que venir la Ana a rebatir a Freud”. Freud consideraba a las sufragistas unas desviadas. Se podría decir que esta frase define la obra de Gata Cattana, un rap con cultismos y gran carga política. En cuatro años logró hacerse un hueco en la música, tanto que este año iba a sacar un nuevo disco, “Banzai”. En cuanto a su primera obra que vio la luz, fue “Los Siete Contra Tebas”.

     Aunque corta, su trayectoria fue intensa y logró inspirar a muchas mujeres, por eso es necesario recordar gente como Gata Cattana, todo un icono del feminismo actual.

Anuncios