Desde hace semanas observamos estupefactos lo que hace el presidente Trump, y no es para menos teniendo en cuenta que dirige el país más potente del mundo. Pero es obvio que existen otros países en los cuales el poder no está en manos adecuadas.

     Centrándonos en el tema, hablaré de lo ocurrido en Polonia hace algo más de un mes. Desde hace 25 años se lleva celebrando la final de Wielka Orkiestra  Swiatecznej Pomocy (WOSP), traducida literalmente como “La Gran Orquesta de Ayuda Navideña”. Fue un enfrentamiento entre medios y Gobierno que pudo acabar bastante mal para esta organización, pero este tema es un tanto difuso sin una previa contextualización:

images-12
Jerzy Owsiak, creador de WOSP

     WOSP es una entidad sin ánimo de lucro que durante todo el año recauda dinero para financiar aparatos que hacen falta en los hospitales polacos (en 2016 por ejemplo, se recogió dinero para departamentos de pediatría y geriatría en todo el país).Respecto a la “final”, es un día al año, que cae en la primera quincena de enero. Esta “final” consiste en organizar conciertos benéficos en las ciudades clave del país. En los conciertos participan múltiples famosos y deportistas que ofrecen algunas pertenencias preciadas para subastarlas.

     Hasta ahora no se ha explicado el problema: este año, en 2017, por primera vez la final no fue retransmitida por TVP (televisión pública polaca), sino que se ocupó de ello una cadena privada TVN.

     El origen de este problema está en Gobierno Polaco. Cabe destacar que Polonia es una República que tiene dos cargos clave: Presidente de la República (Andrzej Duda) y Primer Ministra (Beata Szydlo), ambos pertenecen al partido Ley y Justicia (en polaco Prawo i Sprawiedliwosc, o sea PIS), un partido derechista y demócrata cristiano.

     El jefe del partido es Jaroslaw Kaczynski (ex primer ministro y hermano del presidente polaco, Lech Kaczynski, fallecido en el accidente del avión presidencial en Smolensk en 2010). Es un personaje bastante peculiar de la escena política polaca, ya que se podría decir que debido a su papel de jefe de partido del Presidente y de la Primera Ministro, controla todo el país. A parte, la mayoría de los canales polacos pertenecen a grupos de comunicación afines al Gobierno. La excepción es TVN, cuyo capital viene fundamentalmente de Estados Unidos. Se puede decir que el Gobierno tiene una especie de guerra con ese canal, llegando incluso al punto de querer comprarlo, cosa que no sucedió.

     Teniendo en cuenta que Polonia es un país tradicionalista y profundamente arraigado en la fe católica resulta impresionante que gracias a que TVN colaborara con WOSP se hayan recaudado unos 15 millones de euros.

     Contra viento y marea, se ha demostrado que es posible ir en contra del sistema. Lo curioso es que el Gobierno incluso prohibió la participación al ejército (algo habitual en la final de WOSP) y la emisión de sellos especiales para la ocasión, aun así, se recaudó el dinero que los organizadores establecieron en un principio.

Anuncios