Ben Affleck recupera con “Life by night” las grandes películas de gánsteres, esta vez en los años 20 de Boston. Es la época más sangrienta de la historia de la ciudad, provocada por la cruenta rivalidad entre las mafias irlandesa e italiana.

    Allí es donde Joe Coughing (interpretado por el propio Affleck), un ladrón de segunda al tiempo que hijo de un veterano comisario de policía, buscará por toda la ciudad quien le dé la oportunidad de vengarse de Albert Whitman, capo de la mafia irlandesa, con cuya amante tuvo un romance que acabaría con la muerte de ella.
Ante alguien así, en la camorra italiana no dudarán en utilizarlo para hacerse con el contrabando de ron en el sur, en Florida, minando el poder de los irlandeses.

    Peligro, insensibilidad y romance se reúnen en la era de la Ley Seca y la Gran Depresión, rematadas con unas fotografía y vestuario soberbias — y un final que tira a naíf, no vamos a negarlo—, hacen del cuarto largometraje de Ben Affleck una visita irrenunciable al cine.

8 sobre 10

Anuncios