Paul Valery expresó a finales del siglo XIX que: “El muro es el papel del canalla” y como “canalla” entendemos a los libres, a los diferentes, a los rebeldes. No obstante, hace años las paredes, simplemente, satisfacían una de las grandes necesidades del ser humano, la de comunicarse. Desde las pinturas rupestres hasta el Imperio Romano los muros y paredes eran la vía mediante la cual el pueblo compartía sus mensajes de protesta con los demás.

    Hoy en día esas pintadas se denominan graffitis y simbolizan lo mismo que hace años, ese sentimiento de disconformidad y de reconocimiento. El graffiti empezó a ser viral a finales de los setenta en Nueva York con Taki 183 dentro del movimiento del hip hop, aunque ya había empezado a extenderse en Pittsburg con Cornbread por ejemplo, realizando tags o firmas muy simples ya que todavía no había material suficiente como para innovar y no había empezado la guerra de estilos. Los tags irán evolucionando hasta estilos muchos más complejos como el wild style.

    Los graffiteros lo que intentan es dejar huella conseguir visibilidad entre gente desconocida ejerciendo el libre derecho de expresarse, y de aquí nacen los grandes debates que giran alrededor de este mundo: ¿Es arte, es vandalismo? ¿Qué buscan los graffiteros, cantidad o calidad?

    Este mundo, a veces, nos parece paralelo al nuestro, por sus normas o su forma de comunicación, por lo que no hay mejor manera de acerarnos a él que hablando y entrevistando a personas que forman parte de él. Tuve la oportunidad de hablar con dos chicos que llevan muchos años formando parte del graffiti, Sok, de Salamanca y Dark de Palencia.

Entrevistadora: ¿Qué os llevó a formar parte de este mundo, porqué empezasteis?

Sok: Yo sentía que una parte de mí ya formaba parte de todo lo relacionado con el graffiti, lo urbano. Cuando era pequeño nadie me entendía. Mientras los chavales jugaban al futbol en el recreo yo dibujaba un graffiti en un papel y me moría por ir a un sitio abandonado a pintarlo en pleno invierno. Decidí empezar de verdad cuando conocí a un chaval de Madrid, Lute, por aquel entonces yo tenía 9 años y él me sacaba 4, y ese fin de semana me enseñó mucho, por lo que unos años más tarde decidí ir a Madrid, estuve pintando con él por el centro y supe que eso era lo mío. Empecé con este desde que vi una lata en mi mano y cuando quise darme cuenta ya estaba terminando mi primer takeo.

Dark: Principalmente, porque siempre me había gustado dibujar, el arte… y a los 14 años lo que se quiere es plasmarlo en la calle, que te vean todos, ser conocido.

Entrevistadora: ¿Existe machismo dentro del mundo del graffiti?

Sok: Desde mi punto de vista no, para nada. Es más, cuantas más chicas reales se en esto, mejor. Y que no tengan ningún problema en demostrar que pintan bien, van a ser igual de reconocidas que nosotros.

-Dark: No, aunque siempre me lo he planteado, incluso te diría que uno de mis sueños era conocer a una chica graffitera que disfrutara de este mundo tanto como yo. Sí he conocido a alguna que otra pero solo hacen firmas pequeñas por su ciudad, parece que no se atreven a pintar, por ejemplo, grandes muros. En mi opinión hay pocas, no porque este mundo sea machista si no porque la sociedad lo es.  Aunque sí que es verdad que en este mundo parece que nos estamos peleando unos con otros para marcar nuestro territorio, y llegamos a las manos. A lo mejor las mujeres, que tenéis más cabeza (jajaja) pasáis de rollos así y preferís, simplemente pintar de vez en cuando piezas más pequeñas.

Entrevistadora: ¿Qué quieres comunicar o expresar a través del graffiti?

Sok: Todo lo que te haga sentir vivo, debe ser respetable y por lo que hemos visto este mundo hace sentir vivo a mucha gente. Esta gente entre los que me incluyo nos queremos hacer ver. A través de mi firma quiero que la gente vea que existo. Que vayan de Salamanca a Valladolid y luego de Valladolid a Burgos y vean mi firma, que se acuerden de mí y que se digan: “Mira, ya está el Sok este mangándola otra vez”.

Además, hablando de expresarse y todo eso, mi humor y como esté ese día se nota mucho en el tipo de graffiti que hago, en la letra o en los colores que utilizo.

Dark: Lo primero, primerísimo que quería era darme a conocer, ser famoso que, sobre todo, graffiteros de otras ciudades supieran quien soy. Esto es como una droga cada vez quieres más y necesitas pintar más y más muros.

Entrevistadora: ¿Lo consideras vandalismo?

Sok: Hoy día a los graffiteros nos llaman delincuentes ya no por el hecho de pintar, sino por todas las movidas que tenemos con los policías. En cuanto te ven con botes de pintura ya van a por ti a saco. Aunque, es verdad, que esa ilegalidad es la esencia del graffiti.

Dark: El más puro graffiti sí, sí lo considero vandalismo. Nosotros tenemos un lema “Si es legal no es graffiti”. Es que ahora se está desarrollando otro tipo de graffiti, que no lo quiero llamar graffiti porque no lo es. Son los trabajos legales que se hacen con consentimiento del ayuntamiento, o de alguna empresa privada. Para mí eso no es graffiti, porque esa gente no se da cuenta que esto no es solo pintar un muro, si no también expresar que estás aquí en un mundo en el que todo el mundo pasa de ti, y también es salir corriendo porque llega la poli o jugarte la vida por pintar en un muro a 30 metros.

Entrevistadora: ¿Qué es lo mejor y lo peor de ser graffitero?

Sok: Lo mejor de esto son los amigos que he hecho, los sitios en los que he estado gracias a este mundo, por ejemplo cuando pinté en el metro de Roma. Lo peor los marrones con la policía sobre todo cuando llegan a las manos.

Dark: Lo mejor ya no es el hecho de pintar, sino las situaciones que pasas solo a con amigos, el subidón de pintar, de que puede que llegue la poli, del frío, de llegar a casa manchado entero de pintura. Lo peor son las multas, sobre todo cuando eres más pequeño y las tienen que pagar tus padres.

    Todo esto no para de ser una forma de expresar un sentimiento, una idea sobre algo, lo mismo que hace un pintor o un músico, arte, pero el graffiti incluye una parte política, el hecho de que sea ilegal. Todo esto solo es la superficie de un gran mundo que muy pocos tienen el privilegio de llegar a entender.

Anuncios