Los tics son mucho más comunes de lo que la gente se imagina.Estos se dan con más frecuencia en los niños de entre 8 y 12 años. Aumentan en intensidad en situaciones de ansiedad y fatiga y disminuyen al realizar otros actos que requieren concentración (leer, tocar un instrumento musical…).

    Estos se definen como contracciones nerviosas involuntarias que unas veces se manifiestan como movimientos y otras como sonidos. Por ejemplo, tararear, carraspear o repetir una palabra. Es algo automático e involuntario.Por lo general, los tics desaparecen después de la adolescencia. Además, en la mayoría de las ocasiones no suponen un problema importante para quien los padece.

    La enfermedad de los tics o de Tourette comienza entre los 4 y los 13 años y existe siempre un antecedente familiar.Los tics tienen un curso progresivo a partir del inicio de la enfermedad, a los 4 o 5 años, y algunos tienden a remitir en la pubertad pero otros se quedan ya de por vida. Lo que suele ser poco frecuente es que a partir de la pubertad los niños tengan más tics,o tiende a remitir o se mantienen en la misma intensidad.

Hay dos tipos de tics: simples y complejos.

Los tics simples son breves movimientos repentinos que involucran un número limitado de grupos de músculos. Estos ocurren de una manera singular o aislada y a menudo se repiten. Algunos de los ejemplos más comunes de tics simples incluyen parpadear, encoger los hombros, fruncir el entrecejo, sacudir la cabeza, y olfatear.

Los tics complejos son distintos modos coordinados de movimiento sucesivos involucrando varios grupos musculares. Los tics complejos suelen incluir saltar, olfatear objetos, tocar la nariz, tocar a otras personas o conducta automutilante. A veces son denominados manierismos.

    La mayoría de las personas creen que son malos hábitos aprendidos y que pueden corregirse con el mero hecho de proponérselo y evitar hacer el movimiento o gesto. Aunque parezca sencillo no lo es ya que el origen del tic es desconocido. Por otro lado, no se debe llamar la atención a la persona por un tic ya que puede empeorarlo o hacer que continúe. En todo caso, se debe de evitar el estrés ya que puede ayudar a que desaparezca. Está confirmado que el estrés lo empeora.

 

Anuncios