Desde que abandoné ACUP Radio en mayo de 2015, no paraba de preguntarme a mí mismo si ese último aliento de orgullo expirado cuando traté de sacar adelante el debate político de las elecciones municipales en Palencia y que algún día explicaré con detalle; iba a ser efectivamente el acto final de un breve pero intenso paso por el mundo de la comunicación. Sin duda iba a ser el último en la radio universitaria. Seamos claros, la cosa ya no daba para más. Se terminó un ciclo (de mala manera) que tenía que haberse producido mucho antes, al menos con el cierre de la segunda temporada.

     A pesar de ello, dicen que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana, y es por ello que decidí probar suerte escribiendo, disciplina dicho sea de paso que considero infinitamente más difícil que la de comunicar de forma oral, sobre todo cuando se pretende dar un cierto sentido a lo que se cuenta.Decidí empezar por escribir sobre algo fácil, un tema que más o menos domino, que me gusta como es el mundo de la lucha libre.

    Había escrito un par de artículos sobre la WWE, que pongamos es la máxima empresa de lucha libre en el mundo. Concretamente, sobre la figura de Paul Heyman y del estado actual de la empresa americana. Estaban guardados en el cajón, sin ninguna pretensión, motivados por la entrevista que hace algún tiempo hice a uno de los miembros del portal SoloWreslting.com, el que es el Nº 1 en España por las visitas que recibe a diario, donde los fans del entretenimiento deportivo pueden consultar noticias, vídeos y lo que aquí más nos importa, artículos. Empecé a mover la maquinaria, que no pasó por más que enviar un WhatsApp para contactar con Sebastián Martínez, gestor y creador de la página, a quien agradezco públicamente por su confianza en mi trabajo y por atenderme tan amablemente. Espero que no se enfade con esta pequeña porción de cabreo personal.

     Cuando se publicó el primer artículo sobre la figura de Paul Heyman la respuesta no fue la esperada ni mucho menos. Si alguno quiere reírse un poco con las críticas, puede acceder al final del enlace. https://www.solowrestling.com/new/46693-ladies-and-gentlemen-his-name-is-paul-heyman  En perspectiva te ríes, pero en el momento de leerlas, te da de todo menos risa. No os imagináis lo que me tuve que contener para no mandarles a todos a tomar por el culo, pero por extraño que parezca en mi persona, me contuve y preferí impedir la sangría evitando que se publicase otro artículo.

     He tratado de buscarle el porqué a la reacción tan negativa del artículo. Algunas de las críticas, las que se pueden denominar constructivas, se fundamentaban en que el artículo carecía de opinión. Bien, esto no es cierto, en ninguna norma se especifica que un artículo tenga que ser exclusivamente de opinión. Si bien el texto versaba sobre la figura de Paul Heyman, un mánager de luchadores muy reconocido en el mundo del “wrestling” (más odiado que otra cosa por parte de la mayor parte de los fans; ahí tienes una buena parte del rechazo) analizando principalmente los momentos más importantes de su carrera, yo me mojaba, posicionándome claramente a favor de este señor; alabando su trabajo al micrófono.

    Otra de las críticas es el famoso “wikipediazo”. Cuando los profesores se ponen pesados con que no leemos, los enunciados tienen toda la razón. Al principio del artículo yo especifico que me baso en el documental: “Ladies and gentlemen, my name is Paul Heyman”, que también es un resumen autobiográfico. Pero lo fácil es decir, que está copiado. En fin, next.

    De las posibles alabanzas que se pueden recoger, los “fans” me animan a seguir escribiendo, con un tono de condescendencia que rayaba directamente el asco. Me resulta curioso, por la comparación que he hecho de mi artículo con otros que han sido mayoritariamente aceptados, que lo único que importa a los seguidores es el fondo, y no la forma. Poco importa la redacción, si está claro, si se entiende. Sólo importa el fondo, cuestión bastante opinable ya que la mayoría de los artículos versan sobre opiniones insulsas, sin contrastar informaciones, llevando al extremo el fenómeno fan.

    Otro de los punto interesantes es que algunos desacreditan el trabajo de otros, basándose exclusivamente en el “yo he escrito cosas mejores y a mí no me las han publicado”. Sintiéndolo mucho, no vas a tener más idea y mejor criterio que el administrador de la página. Si a ti, amigo, no te publican nada, es sencillamente porque tu trabajo no vale una mierda.

    Este cabreo está justificado en la medida en que como fan de la lucha libre, creo que la comunidad de SoloWrestling se ha convertido en una especie de subcultura, se han vuelto unos verdaderos “frikis”, que viven de repetir un montón de términos “luchísticos” hasta la náusea. Este fenómeno se ha gestado al amparo de internet, donde se pueden seguir los programas habituales de la WWE y de otras empresas y que ha proliferado la aparición de un montón de trolls, que son habituales en otros colectivos, desde los videojuegos hasta los comics. Me resulta curioso, que todos los fans españoles, que han empezado a ver lucha libre a una edad muy temprana, cuando la cadena CUATRO empezó a emitir el famoso ‘Pressing Catch’, un programa que se apreciaba como lo que realmente es, un espectáculo teatral y destinado al entretenimiento ahora se hayan erigido como expertos, desplazando a todo aquél que no sigue sus pasos y no comparte sus credos.

    Lo fácil en esta situación hubiese sido bajarse al barro, convertirme en uno más, escribir una basura y esperar a que calara entre la “masa” con el objetivo de seguir publicando artículos sin espíritu crítico ni informativo. Pero por ahí no paso, me niego a renunciar a mis principios.

    En mi modesta opinión, creo que el mejor sistema para evitar centralizar de tal manera un colectivo sería un cambio radical en la línea editorial en cuanto a qué artículos se permite publicar y en banear a esos proclamados expertos, para que no ensucien la lucha libre, que algunos, aunque cada vez provoque más vergüenza admitirlo, seguimos viendo.

Anuncios