Antes de comenzar a leer el artículo vayan a Youtube. Busquen “Time Inception” y cliquen en el primer vídeo que les salga. Ahora ya están listos.

    HBO no tenía suficiente con Juego de Tronos y lo ha vuelto a hacer. HBO ha creado otra obra maestra. Esta vez con el nombre de Westworld. Un mundo artificial ambientado en el oeste donde nada es humano y todo es tecnología. Tan solo unos afortunados, véase gente con mucho dinero, podrán adentrarse en ese mundo y hacer sus sueños, ya sean buenos o malos, realidad. Pero… ¿Quién ha sido el creador de esta gran serie? Pues no podía ser otro más que uno de los hermanos Nolan. Esta vez Jonathan Nolan. Hermano de Christopher Nolan, director de Origen, Interestellar o El caballero oscuro entre otras. Si en algo son expertos los hermanos Nolan son en la psicología, en nuestra mente, en nuestros sueños. Y es eso de lo que va a tratar mi artículo, de los sueños.

    Soñar. Según la todopoderosa Wikipedia, manifestaciones mentales de imágenes, sonidos, pensamientos y sensaciones en un individuo durmiente, y normalmente relacionadas con la realidad. Algo que a priori es tan sencillo como ir a dormir e imaginar cosas es realmente algo sumamente complejo.

    Cuántas veces habremos soñado a lo largo de nuestra vida, quizá miles y quizá tan solo nos acordemos de apenas una decena. Cuantas veces habremos sentido al despertar que todavía estamos en un sueño. Y cuantas veces habremos deseado seguir soñando y no despertar. Sueños, sueños y sueños. Que complejos son, ¿No? En ellos somos capaces desde crear nuestro propio mundo hasta introducirnos en el más profundo de los mundos. Y ya no hablo de las pesadillas. En ellas nuestros más profundos temores se vuelven realidad. Se vuelven realidad en un mundo donde nada es real. Curioso cuanto menos. Cuando dormimos sentimos que todo es real. Y no es hasta cuando nos despertamos, cuando vemos que algo no cuadra. Vemos que todo era un simple sueño.  

    Una idea es capaz de cambiar todo en cuanto es y todo en cuanto existe. Y no lo digo yo, lo dijo un tal Platón en su día. Construimos nuestro propio mundo en base a una simple idea. Una idea que está en nuestros más profundos pensamientos. Una idea es como un virus, se propaga, es contagiosa y a partir de ella podemos crear millones de mundos. Una simple idea puede construir edificios, una idea puede transformar el mundo y rescribir las reglas. Todo esto que acabo de decir fue una idea, una idea de Christopher Nolan. Y a partir de la idea que él ha creado, yo he creado mi propia idea y a partir de mi idea ustedes crearán vuestras propias ideas. Y quién sabe, quizá algún día todas estas ideas se plasmen en sus sueños.

    Pero… ¿Y si soñamos de día? Hay gente que sueña de día y que es muy peligrosa. ¿Sabéis por qué? Porqué son capaces de hacer que esos sueños, esas ideas, se hagan realidad.

Anuncios