La frase ilustra perfectamente la situación de la política en este país . Ayer, en la cabalgata de los reyes magos en Barcelona se desencadena un nuevo, y carente de sentido , debate; los farolillos con esteladas. La brillante idea corre a cargo de la ANC de Badalona, y lo preocupante no es sólo el hecho de politizar algo tan tierno y lleno de magia para los pequeños, sino la cobertura que se ha dado de este hecho. En diversos informativos destacaban triunfantes: “los farolillos caseros ganan a las esteladas en la cabalgata de reyes”.
    ¿Nos hemos vuelto locos?, el foco de un día tan importante para los pequeños se distorsiona para mostrarnos el caso independentista, de lo que personalmente estoy hasta arriba. Como ciudadano de a pié, me estoy volviendo apático, cada vez me importa menos si se independizan, invaden Andorra o le ponen una barretina a Lionel Messi. La culpa la tenemos todos , el que dice la bobada y el que la atiende, exijamos un poco de seriedad, la política no es una cosa de niños.
Anuncios