El PP propone la reforma de la ley Orgánica de protección del derecho al honor y a la intimidad personal, poniendo especial interés en la difusión de montajes por internet. Argumentan que estos “memes” son un atentado contra el honor dado que las personas que aparecen en estos no lo han consentido así y por ello atenta contra su libertad.

Reflexionemos un momento, de lo que están hablando es de prohibir esos montajes de los que circulan por los grupos de whatsapp que todos tenemos. Pero si nos ponemos exquisitos podrían condenar incluso los que ,en muchos casos ,intentamos emular en nuestros círculos cercanos con montajes amateur. Estos memes, normalmente ácidos y satíricos, suelen darnos una imagen de la realidad, política, social o económica.Estos montajes no se diferencian tanto de las viñetas de un periódico o de un chiste contado en la barra de un bar.

    Hay que reconocer que el humor es un arma muy poderosa que puede desatar conflictos pero fuera de esta propuesta casi de censura dictatorial, nos están supersensibilizando ante todo; es decir, hoy en día la gente se siente atacada por prácticamente todo, perdiendo la racionalidad y madurez de tomarse las cosas con humor y dejando de reconocer lo que es una buena sátira aunque sea contra nuestra persona. Parte de la inteligencia y madurez consiste en saber aceptar las críticas, por muy duras que sean, con mente fría y perspectiva, no podemos enjuiciar cada ofensa que recibimos o este mundo se volverá como un campo de minas para el humor.
Anuncios