Situémonos. 2º guerra mundial, Jack Tueller, general inglés, es enviado a atacar una división de tanques alemanes. Al llegar, un escudo humano formado por mujeres y niños ocupan los tanques. Vista la situación él y su ejército se ven obligados a retirarse pero les ordenan volver afirmando que los civiles son prescindibles. Fruto de la tensión, Jack, que era un experto trompetista, decidió tocar la trompeta. Corría el riesgo de ser disparado por un peligroso francotirador situado por la zona pero pensó que qué francotirador alemán va a disparar, si estaba igual de solo y asustado que él. Y así fue, nadie disparó y Jack comenzó a tocar esa preciosa canción de pop alemán, “Lilly Marlene”. Entonces el francotirador se rindió y se derrumbó en lágrimas.

Al día siguiente oficiales ingleses se acercaron a Jack afirmando que tenían a un prisionero alemán que no hacía más que preguntarse “¿Quién tocó la trompeta ayer por la noche?”. Jack se acercó y vio a un joven de 19 años asustado, solitario, camuflado como un campesino francés. Le preguntó que por qué, que por qué no disparó. Afirmó que no pudo, que al escuchar la canción se acordó de su familia. Entonces Jack le dio la mano y dijo que él no era un enemigo, que la música había calmado su bestia interior. Desde entonces Jack pasó a llevar la trompeta en cada una de sus misiones, saliendo victorioso en todas.

Jack Tueller falleció el 15 de Agosto de 2016 a los 95 años. Para muchos él nunca fallecerá, siempre permanecerá en nuestras memorias y eso es suficiente.

Descansa en paz, amigo.

 

Anuncios