Lo primero que podemos decir de ambas canciones es que las artistas colaboraron con Coldplay y también se puede afirmar que fueron éxitos mundiales. Pero lo importante en este caso es destacar que tanto las cantantes como el grupo Coldplay fueron acusados de apropiación cultural.

Para entender mejor de qué se trata es necesario definir lo que es una apropiación cultural. Básicamente se trata de que una cultura dominante adopte rasgos de otra sin haber tenido contacto inmediato con ella.

No es malo que alguien quiera aprender sobre culturas ajenas a la suya, lo nocivo es que aprenda sobre ellas de fuentes que no están directamente vinculadas con esta. Las consecuencias de un aprendizaje ejecutado de ese modo es el refuerzo de estereotipos y prejuicios a menudo racistas y ofensivos para las personas que pertenecen a la cultura en cuestión.

Tampoco es nocivo que emplee elementos en su vestimenta, que aprenda bailes, cocina o cualquier cosa relacionada con otra cultura. Lo único que debe tener en cuenta es aprenderlo de las fuentes correctas y entender el verdadero significado de lo que está haciendo.

Entonces, ¿qué han hecho exactamente estos artistas para que se les acuse de una apropiación cultural? En cuanto a Rihanna, podemos ver a la cantante bailando la danza de las mil manos y luciendo una especie de hanfu corto, mientras que en el videoclip aparecen muchos elementos que los occidentales asocian a China, como el Jian (espada china) o linternas de papel de seda. Pero quizá lo más destacable de este caso es el propio título y la letra de la canción ya que habla de una “princesa”(princess) y un “rey”(king), cuando el jefe de gobierno chino es un emperador y su mujer no es una princesa, sino que es una emperatriz (palabra cuyo uso es correcto en este caso ya que la traducción significa lo mismo que la palabra china).

Beyoncé en determinado momento aparece con un sari (traje de mujer típico de la India) y realizando una de las danzas hindús. Otros elementos a destacar son los polvos holi, los tatuajes de henna e imágenes de deidades de la India.

No es correcto que un grupo británico en conjunto con dos artistas, una de Barbados y otra de Estados Unidos, nos muestren elementos de culturas a las que no pertenecen. Sin embargo, no son los únicos, ya que cada vez usurpamos más elementos de otras culturas debido a que nos parecen diferentes y originales, recalcando del mismo modo las diferencias entre las personas.

Quizá no somos conscientes de ello, pero siéndonos sinceros, ¿quién no ha visto celebrar “Holi Run´s” en ciudades estadounidenses y europeas?¿Quién no ha visto timinis (nombre procedente de Guinea), o dicho de otra manera trenzas de raíz, en mujeres blancas llamándolas orgullosamente “trenzas de boxeador” o “box braids” discrepando con el origen de estas?

Como europeos no nos corresponde opinar acerca de esto, como europeos nos corresponde callar y dar la voz a la gente procedente de culturas diferentes para poder aprender de ellos y disfrutar de lo que nos ofrecen.

Anuncios