La historia de nuestro cine y el Hollywood moderno no se puede imaginar sin el trabajo de un hombre al que la historia no ha tratado bien. David Wark Griffith

D. W. Griffith nació en 1875 el condado de Kentucky. Su educación estuvo terriblemente ligada al racismo que allí imperaba en aquella época, de hecho su padre lucho en el lado de los Estados Confederados de América en la Guerra de Secesión.

Griffith estudió en escuelas locales y tenía muy claro que quería ser actor. En 1908 cuando se hace profesional al ser contratado por American Mutoscope & Biograph (AM&B). En esta compañía llegó a ser director y en 1913 se hizo productor independiente.En su época con la AM&B llegó a hacer mas de 400 películas.

Durante estas obras ya se apreciaba el talento de Griffith y su innovadora forma de inventar la narrativa cinematográfica. Consigue romper con el cine “teatral” que se hace en la época. Hace partícipe a la cámara en la acción incluyendo planos medios y cortos, incluso utiliza el flash-back mediante el montaje; hasta entonces nunca visto en el cine.

Todo lo aprendido lo usará para su obra maestra, “El nacimiento de una nación” con la que se forjará un nombre en la historia y cambiará el cine. Son visibles en nuestros días las innovaciones que él incluyó.

“El nacimiento de una nación” se estrenó el 8 de febrero de 1915 en Los Ángeles y fue un auténtico éxito, no sólo en taquilla sino que es considerado uno de los pilares fundamentales del cine. Lo mas novedoso de la película es el montaje paralelo, esto significa el contar dos historias simultáneamente hasta hacerlas coincidir en una única escena.

Entonces, ¿por qué Griffith no es tan conocido como lo puede otro de los padres del cine como Méliès? Esto se debe a que la película hace patente su racismo. “El nacimiento de una nación” es la adaptación cinematográfica de el libro del reverendo Thomas F. Dixon “The Clansman”. Esta película centra su acción sobre dos familias amigas que representan el norte y el sur en la Guerra de Secesión de los Estados Unidos. Griffith muestra a los antiguos esclavos negros liderando órganos de gobierno y los representa como animales violentos, borrachos, violadores y peligrosos que no deben de ser tratados de igual forma y con los mismos derechos que la gente blanca. También se muestra el surgimiento del Ku Klux Klan como una fuerza de liberación y protección necesaria para la gente blanca de los estados del sur.

Al estrenarse la película hubo enfrentamientos contra la población negra americana, la segregación racial seguía practicándose en los EEUU. También fomentó que un Ku Klux Klan casi olvidado volviese a primera escena y reclutase a nuevos militantes gracias al filme. Griffith, como tantos otros, cayó en desgracia con la invención del cine sonoro ya que solo rodó dos películas más en este nuevo formato antes de retirarse.

Es cuanto menos curioso como los avances de un determinado campo traen sus consecuencias en otros. En este caso el estreno de la película que marcaría a Hollywood provoca, con mucha seguridad, aunque nunca podemos saber qué hubiese pasado, que la lucha por la igualdad de etnias se retrasase aún mas años. Recordemos que el incidente en el que Rosa Parks decide no ceder su sitio a un blanco sucedió en el año 1955, cuarenta años mas tarde del estreno de la película.

Anuncios